¿Me opero o no me opero? Antes de pasar por quirófano valora las consecuencias psicológicas

Te miras al espejo y no te agradas nunca, dedicas tiempo a inspeccionar tus defectos; otras veces le escapas al espejo. Algunas veces has recurrido a la cirugía estética pero el resultado no hizo sino aumentar tu decepción. A medida que tu rechazo va aumentando también lo hace tu soledad; abandonas tu trabajo, tus estudios, tus amistades. Culpas a la fealdad, o la falta de estética de tus formas, de tu soledad. Si te ocurre esto no es porque eres fea.

Ya sea que leas revistas, veas películas, programas de televisión o, y, en especial, mires anuncios no harás más que recibir estímulos para que tu cuerpo se transforme en un objeto. La belleza, hoy, es sinónimo de éxito. Quien gobierna es la imagen.

La desmedida cultura de la perfección exterior en desmedro de la belleza del saber y el talento se ha superpuesto con tu historia y ha dado como resultado algo muy preocupante pues ocurre que la imagen que tienes de ti misma no siempre es la imagen de lo que eres; no eres como te ves sino como crees que eres vista; a partir de ahí es probable que visites cirujanos varios intentando que te extirpen un problema, un defecto, algo desagradable que no está en tu cuerpo: que seguirá contigo después de la operación ,razón por la que nunca te quedas conforme con ningún «retoque».

Puede que si tengas algún defecto físico que te ha acomplejado por larguísimo tiempo, que sea real y evidente y que tras una decisión de corregirlo encuentres el alivio que buscabas. Pero cuando tu imagen se transforma en un tormento y ves ese rasgo desagradable como «espantoso» y culpable de todos tus fracasos, tropiezos ,comienza el tiempo de mirar menos hacia los quirófanos y más; mucho más; hacia ti.

Buscar en la cirugía la solución a tus problemas –ya se trate de dificultades laborales, afectivas o sociales-, no es una motivación adecuada ni suficiente para operarse.
Si esto te pasa, también te reconocerás en la profunda angustia que esta imagen te causa:
– Estás convencida de que tu defecto es grave
– Vives obsesionada con ocultarte
– Evitas la mirada de los demás
– Tu emocionalidad es inestable.
– Falta de una buena autoestima
– Poca conciencia de ti misma

Lo que te ocurre ,que podríamos pensarlo como un trastorno corporal, implica una intensa y dolorosa preocupación por un aspecto o una apariencia física que te molesta, pero que no se condice con tu verdadero aspecto.

No se trata de una adicción a la cirugía sino de una distorsión de tu propia imagen que condiciona tu vida,toda,y que de no ser tratada donde debe tratarse y no en un quirófano o en un Instituto de belleza pueden llevarte a consecuencias más difíciles de revertir o aún a riesgos enormes si no contactas con cirujanos responsables y conscientes de su tarea que, por ejemplo, acceden a re-operarte tantas veces como lo pides, en la misma parte de tu cuerpo sin prestar atención a tu persona; sin ver que lo que pides es que quiten algo que no está instalado en tu cuerpo.

Para Marcelo Bernstein existe la posibilidad de que un paciente se haga adicto a las cirugías estéticas, en el mismo grado que alguien puede ser dependiente de la comida, del alcohol o del juego. «Es responsabilidad del médico detectar cuando esto se transforma en una patología y decidir si operar o no», concluye.

También, detrás de ese afán desmedido e ilógico por «mejorar» alguna característica corporal puede esconderse algo más que una autoestima en caída libre. A veces, se trata de un cuadro psiquiátrico denominado dismorfofobia similar al que padecen las anoréxicas -que pueden estar raquíticas, pero se ven gordas-.

Tú no puedes darte cuenta de esto, no sin ayuda profesional.
Un cirujano inescrupuloso, que priorice su rédito económico sobre la salud o hasta la vida de una paciente, no será quien te acompañe en tu darte cuenta de ti misma y así, seguirás creyendo que tu problema es físico y no emocional.

Como todo tipo de trastorno el primer paso para la curación es el reconocer que hay un problema

Ver más…

Todo lo que debes saber sobre el Botox

Entrevista a Marieta Taibo. Habla del turismo del bisturí, la adicción a la cirugía y la cara oculta del negocio de la belleza

Autor: Mariana Fiksler

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/belleza`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/ in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367