Mascarillas: belleza por la via rápida

Aportan a tu piel ingredientes preciados que te ayudarán a solucionar todo tipo de problemas. Conoce las mascarillas mas gustosas y disfruta enmascarándote.

Forman parte de los cuidados especiales con los que puedes beneficiar de forma clara porque, además, existe una mascarilla para cada problema y tipo de piel.

Las mascarillas son una de las formas cosméticas más antiguas. Los egipcios conocían bien los beneficios de la aplicación de arcillas o mezclas de alimentos para mejorar el aspecto de la piel. Por suerte el tiempo y la tecnología han contribuido a que aquellos históricos emplastes se conviertan hoy en cosméticos placenteros, gracias a su textura y olor… y muy efectivos.

El tiempo de aplicación puede variar de 3 a 20 minutos pero todas tienen algo en común: su acción es inmediata y se aprecia visiblemente.

Elige la tuya y ¡disfrútala!

Según su formulación, una mascarilla cutánea puede calmar tu piel irritada, equilibrar el exceso de grasa, hidratar en profundidad, exfoliar suavemente, reafirmar y atenuar las pequeñas arrugas de expresión.

Para sacarles el mayor partido no hay mayor secreto que extenderlas sobre la piel y dejarlas actuar, eso sí siguiendo estos pequeños consejos:

  • Las mascarillas deben aplicarse sobre la piel limpia.
  • Es conveniente exfoliar suavemente la piel antes de la aplicación de mascarillas hidratantes.
  • Respeta el tiempo de actuación.
  • Aplícalas de forma periódica, en especial las mascarillas hidratantes para paliar la sequedad y deshidratación tanto de la piel como del cabello.
  • Retira el excedente siguiendo las instrucciones de cada producto.
  • Y ahora viene lo mejor: ¡relájate durante el tiempo de actuación!

Autor: Rosa Girona redactora freelance

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *