Lo más preguntado sobre la cirugía plástica, estética y reparadora

¿La finalidad de la cirugía plástica es únicamente estética?

Rotundamente no. Por ejemplo, cirugías como la rinoplastia además de mejorar la apariencia estética también permiten corregir problemas respiratorios. El caso más evidente es el de la cirugía reconstructiva, que es aquella destinada a reconstruir o reparar las zonas dañadas del cuerpo del paciente, ya sea por enfermedades, accidentes…

Dentro de esta rama de la cirugía plástica y estética se englobaría la reconstrucción del pecho después del cáncer, la eliminación de cicatrices, el tratamiento y cuidado de las quemaduras, la extirpación y cobertura de grandes tumores…

¿Qué motivaciones erróneas arrastran a muchas personas hacia la cirugía?

Contar con expectativas realistas y una motivación adecuada puede marcar la diferencia entre un paciente satisfecho y uno decepcionado. Por poner un ejemplo: someterse a una cirugía para complacer a una pareja es un gran error. Las intervenciones deben realizarse por convicción propia, no por agradar a un tercero o con el objetivo de mejorar la apreciación en un determinado entorno. Tampoco deberían realizarse tratamientos con el objetivo de parecerse a una celebridad, debido a que los rasgos faciales y las estructuras óseas son únicas y características de cada persona.

Además, el cirujano tiene la responsabilidad profesional de aconsejar a aquellos pacientes que acuden a la consulta y dan síntomas de estar pasando por problemas emocionales o depresiones acerca de que la cirugía no es la mejor solución para superar sus problemas. Hay problemas más profundos que no puede solucionar un bisturí.

 

¿Qué intervenciones estéticas existen para los hombres?

Uno de cada diez pacientes de cirugía estética es hombre. Las operaciones y tratamientos más solicitados son:

–       Ginecomastia: se trata de una intervención indicada para solucionar el aumento de las mamas en el hombre. Durante la operación se elimina la grasa y el tejido glandular sobrante mejorando el aspecto del tórax.

–        Liposucción de la cintura:es la cirugía más demandada por parte de los hombres. La liposucción en el abdomen y los flancos permite eliminar los acúmulos de grasa que son resistentes a la dieta y al ejercicio físico. Con esta operación se mejora la silueta del paciente y su contorno corporal.

–       Otoplastia o cirugía de orejas: las orejas despegadas o en forma de soplillo son uno de los problemas estéticos que más se intervienen. Se recomienda realizar la intervención a partir de los siete años, que es cuando la oreja ya está completamente desarrollada.

–       Rinoplastia: la nariz imprime carácter al rostro y determina la belleza facial de los hombres debido a su posición central en la estructura ósea de la cara. La rinoplastia permite modificar la forma y las proporciones de la nariz, además de corregir problemas respiratorios.

¿Cómo combatir las arrugas y el envejecimiento facial?

El envejecimiento es un proceso inexorable que no puede evitarse, pero sí atenuarse. Para suavizar los efectos de la edad en la piel (arrugas, líneas de expresión, patas de gallo…) se pueden optar por diferentes tratamientos faciales como son el Botox y los rellenos dérmicos.

El Botox es más efectivo de una manera preventiva que de una manera rectificadora. Si el paciente se somete al tratamiento como medida de prevención se necesitarán menos sesiones, consiguiendo un resultado más natural y retrasando la aparición de arrugas. Con las inyecciones de Botox se relaja la musculatura, deteniendo la movilización muscular y atenuando de este modo las arrugas de expresión. Los rellenos faciales se utilizan para restaurar el volumen perdido en todo tipo de depresiones cutáneas (arrugas, pliegues ocicatrices). El relleno con ácido hialurónico es uno de los más empleados. El ácido hialurónico se aplica mediante micro-inyecciones en la zona a tratar.

La diferencia entre ambos tratamientos es que la toxina botulínica actúa directamente sobre los músculos, atenuando las denominadas arrugas dinámicas, mientras que los rellenos no actúan en los músculos, se centran en restaurar la capa dérmica de la piel, rellenándola y dotándola de volumen.

 

 

¿Qué beneficios se consiguen con una cirugía de reducción de pecho?

La reducción de mama es lo que comúnmente llamamos “cirugía feliz”. No en vano, la operación cuenta con una de las tasas más altas de satisfacción. Con esta intervención las pacientes consiguen que desaparezca la irritación de la piel y el dolor constante en el cuello y la espalda, además de mejorar la imagen corporal, superar los complejos físicos y la presión social, y aumentar la capacidad para realizar ejercicio físico sin incomodidades.

¿Cuáles son las últimas tendencias relacionadas con el aumento de pecho?

La cirugía estética tiende hacia lo natural. Se apuesta por la sencillez y la naturalidad en los resultados. Cerca del 95% de las mujeres que deciden aumentarse el pecho se decantan por unos senos que guarden una correspondencia con el contorno corporal, huyendo de las medidas desproporcionadas. Además, con las técnicas actuales es muy complicado percibir si un pecho es natural o está operado, tanto a la vista como al tacto.

 

 

Dr Julio Puig es miembro de AECEP  y director de clínicas DrPuig.com 

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *