La alopecia femenina y los tratamientos para frenarla

La pérdida de cabello o alopecia femenina es mucho más traumática para la mujer que para el hombre. Perder el pelo a edades tempranas supone una gran merma de la autoestima para muchas pacientes que — es el caso con el que habitualmente trato en consulta —se han encontrado con este efecto secundario como consecuencia de los tratamientos de quimioterapia.

No hay nada más saludable que una buena imagen propia, la confianza y la seguridad en uno mismo. Por lo tanto, considero que no es éste un problema menor, sino de gran envergadura para enfermos y pacientes.

Me alegra, por lo tanto, y mucho, escuchar que la solución a la alopecia, tanto femenina como masculina, podría estar lista en unos diez años, o cinco, en las previsiones más optimistas. La clave, una vez más, se encuentra en la medicina regenerativa, en la investigación con células madre, que tantas satisfacciones está dando en otros campos como la traumatología y también en la estética.

Por desgracia, la alopecia derivada de tratamientos agresivos no es la única . Los expertos que estudian este problema y que se engloban dentro de un campo denominado Tricología, cifran en un centenar los distintos tipos.

cabello

No es mi campo y tampoco creo que sea de vuestro interés conocerlos todos, pero sí saber cuándo es necesario preocuparse por la caída del cabello y qué soluciones tenemos al alcance para ponerle freno al problema.

Una caída normal está estimada entre 50 y 100 cabellos diarios. A partir de ahí, si notamos una disminución importante del volumen, vemos mucho pelo en nuestra ropa, o directamente vamos notando pequeñas zonas sin cubrir en el cuero cabelludo, es cuando tenemos que acudir al especialista, y hacerlo lo antes posible.

Las causas, pueden ser variadas, como os comento, pero una que cada vez da lugar a mayores consultas, en vuestro caso, el de la mujer, es el estrés. La conciliación de la vida familiar y laboral, además de la autoexigencia que os imponéis para llegar a todo, y estar radiantes a todas horas está produciendo muchos problemas de ansiedad. La alopecia llamada reaccional está relacionada con ella.

También los cambios hormonales asociados a la menopausia, así como los producidos en los meses posteriores al embarazo pueden dar lugar a pérdidas estacionales, pero que no tienen por qué ir a más si se tratan a tiempo. Esta calvicie se conoce como androgénica y es bastante común.

Una novedad en cuanto al origen de la pérdida del cabello son las dietas extremas, que producen vertiginosos e insanos cambios en nuestro organismo. Cuidado con las pérdidas bruscas de nutrientes. También nuestro cuero cabelludo se ve afectado.

En cuanto a los tratamientos, lo ultimísimo es la técnica de implantación conocida como FUE. Se extraen de manera individual los folículos pilosos den zonas donantes para injertarlos en zonas receptoras, sin dejar cicatrices ni marcas.

En cuanto a la química, lo más empleado es el Minoxidil, en loción, champú, espuma, sirve para estimular el crecimiento del folicular y aumentar la densidad del pelo. Por supuesto, este tratamiento debe ser recomendado por un especialista.

También, por último, podemos aplicar aquí algunas técnicas de las que venimos hablando en medicina estética, como es el caso del plasma rico en plaquetas o la mesoterapia.

En el primero de los casos, ya sabéis, se extrae sangre de la paciente, se procesa y su plasma enriquecido se inyecta en el cuero cabelludo. Las microinyecciones deben realizarse con el folículo piloso esté vivo.

En cuanto a la mesoterapia, se trata de pequeños pinchazos en la zona, que combinan ácido hialurónico, de propiedades regeneradoras, con distintas vitaminas y productos concretos para este problema.

8947€ALTA

Moisés Martín Anaya es cirujano plástico y estético. Licenciado y Doctor Cum Laude por la Universidad de Salamanca, dirige la Clínica Moisés Martín Anaya y ejerce como especialista en el Hospital Virgen de la Paloma, en Madrid.

Imágenes: Pinterest

Autor: Moisés Martín Anaya

mranya!7845

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *