Jojoba: El aceite mágico de los aztecas

Tras unos días de desconexión en mi tierra, Asturias, donde la primavera luce en su máximo esplendor, vuelvo a estar con vosotras cargada de energía e información sobre cosmética natural que compartir con todas vosotras.

En los últimos días he recibido varias consultas de chicos (cosa que me encanta porque cada vez se preocupan mas por cuidarse para nosotras ) sobre el problema que, en su mayoría, más les afecta: el afeitado. Así que he pensado sin ningún tipo de duda que nuestro aceite de la semana tenía que ser el aceite de Jojoba, un aceite del que nuestros chicos también podrán disfrutar y beneficiarse de sus maravillosas propiedades.

El aceite de jojoba o cera líquida se extrae mediante la presión en frío de la semilla del fruto de la jojoba. Es la única cera líquida vegetal existente, no es grasa. Tiene una composición del 96% en ceramidas así como un alto contenido en vitamina E, lo que hace que resista a la oxidación y se conserve estable por mucho tiempo, con todas sus propiedades intactas. Es originario del desierto de Sonora al norte de México

Es excelente en el tratamiento de la hidratación profunda , como por ejemplo casos de sequedad extrema a causa de desequilibrios hormonales. Gran regenerante celular por su alto contenido en ácido linoléico. Proporciona elasticidad y reestructura el equilibrio de la grasa en la piel. También es el perfecto aliado en el tratamiento para el acné, ya que tiene propiedades antibacterianas que proporcionan limpieza al poro y no lo obstruye.

Otra de sus cualidades en beneficio contra la piel acneica es que al ser muy similar al sebo que produce nuestro organismo, engaña a la piel en la creencia de que ha producido el suficiente, lo que equilibra la producción natural ayudando a que no se produzca el brote. Increíble, ¿verdad?

Ideal igualmente en la limpieza cutánea diaria de los chicos, ya que su aplicación mediante jabones naturales para el afeitado y su aplicación directa posterior si es necesario (casos de piel muy sensible) proporciona suavidad y calma la piel evitando las tan molestas rojeces.

Es un aceite que también contribuye a la baja producción de las glándulas del sudor.

Su versatilidad, incluye espectaculares tratamientos para recuperar el cabello deteriorado. Al ser 100% natural se puede utilizar de forma asidua sin miedo a producir irritación en nuestro cuero cabelludo.

Previene la pérdida y el adelgazamiento del cabello. Ayuda a equilibrar los niveles de PH del cuero cabelludo así como su produción de sebo. Promueve un brillo saludable en los cabellos opacos y castigados por químicos.

Después de conocer todas sus propiedades y virtudes no puedo estar mas de acuerdo con los aztecas al denominarlo “El aceite mágico” y por primera vez creo que la realidad  supera su leyenda.

Nuestra propuesta de esta semana es práctica, fácil y deliciosa. Prepararemos un perfume sólido.

Ingredientes:

  • aceite de jojoba 10 ml.
  • Cera de abeja 5ml
  • aceite esencial de ilang ilang 16 gotas
  • aceite esencial de Rosa Damascena o Nerolí (a vuestra elección) 8gotas.

Proceso:

Como siempre pondremos la cera a derretir al baño maría,una vez fuera del fuego añadimos el aceite de jojoba y removemos. Por último cuando la temperatura no sea tan elevada , echamos los aceites esenciales y ya tenemos nuestro perfume sólido. Aplicar una vez frío en las zonas donde late el puso,es decir detrás de las orejas, en el cuello, etc.

“Os espero el próximo miércoles” No podéis faltar

 

Autor: L.J. Lisi

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *