¡Este verano mueve el esquelo en el agua!

Con la llegada del calor es muy recomendable hacer ejercicio en el agua. Es una práctica que ayuda a quemar calorías y tonificar músculos de una manera muy fresca. Nosotras te recomendamos algunos ejercicios ‘Toma nota’

La gimnasia en el agua es mucho más sana, ya que produce menos impacto sobre los músculos y las articulaciones. La sensación de cansancio y esfuerza es menor, ya que no existe ni calor ni sudoración, además de resultar mucho más relajante.

Los ejercicios más frecuentes para practicar son muy distintos y variados.

Empieza por hacer algunos estiramientos, cuello, brazos, tronco y piernas. Posteriormente sitúate boca arriba, sujetándote a la escalera o al bordillo de la piscina, doble las rodillas y elévalas hacia el pecho repetidamente.

Después, tonifica los brazos con la ayuda de dos pelotas, en este caso, es importante que el agua cubra hasta el pecho para que los brazos trabajen con el peso del agua.

El Aqua Pilates te permite tonificar y modelar la figura. Imagen del gimnasio Iradier

Aqua Pilates: Es una clase dirigida a mejorar el control postural y la tonificación de toda la parte central del cuerpo, a través de movimientos fluidos basados en respiración y relajación activa adaptando el método Pilates al agua.

Permite evitar la flacidez y ganar un mejor tono muscular, modelar tu figura, aumentar tu capacidad pulmonar, tu circulación, la fuerza y la flexibilidad en el abdomen y la espalda…

También ayuda a mejorar la densidad ósea y la salud de todas las articulaciones, además de corregir las malas posturas mejorando el equilibrio.

Ai-Chi: Es una técnica que proviene del Tai-chi, pero adaptada al agua, significa energía del amor. Es un deporte acuático que permite mejorar la flexibilidad y la fuerza, aumenta la concentración, agiliza el ritmo y movimiento, así como también aumenta el trabajo físico.

Ponte al día en los ejercicios acuáticos con el ai-chi.Imagen del gimnasio Arsenal

Este programa de ejercicios acuáticos también ayuda a potenciar la relajación con la ayuda de la respiración profunda y movimientos amplios y lentos realizados según patrones continuos y profundos.

Autor: Elena Del Valle

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *