Escoge tu brocha ideal

Antes de aplicarte el maquillaje, recuerda que no todas las brochas están destinadas a una misma función.

A la hora de maquillarnos, es recomendable contar, además de con los productos de maquillaje o belleza que mejor le vayan a nuestra piel, con una serie de instrumentos que nos ayuden a sacar lo mejor de ellos. Una de las máximas al respecto es que no podemos utilizar la misma brocha para los polvos de la cara, que para extender el blush o incluso para pintar la sombra de ojos. Cada brocha tiene una función distinta, y por tanto unas medidas determinadas.

Apunta los siguientes consejos básicos para saber cómo utilizar las brochas en tu día a día a la hora de maquillarte:

  • Si lo que queremos es marcar nuestros pómulos a base de un colorete anaranjado, con toques de rojo o con un bonito rubor rosa, es necesario que compremos una brocha alargada, más o menos de dos dedos de ancho, para que abarque toda la cara
  • La escogida para extender los polvos compactos debe ser considerablemente más grande, ya que debemos pasarla desde la barbilla hasta la frente para que el color se unifique
  • Por supuesto, las mini brochas de las sombras de ojos son un caso aparte, y deben adaptarse a la propia forma de nuestra mirada, y utilizar una por color, para que no se mezclen innecesariamente
  • La brocha más grande de todas debe ser aquella que utilicemos para los polvos de sol o de moreno, y que se aplica desde el cuello a la zona del escote

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *