Vídeos: En defensa de la mujer real

En Nosotras.com nos gusta estar al día de las últimas tendencias en moda y belleza, nos encanta maquillarnos, ponernos cremas, sentirnos guapas… Y sabemos que en esta vida no existe ni la mujer ni el hombre 10 y que el secreto de la felicidad reside en querernos a Nosotras mismas, en realzar nuestras virtudes y en extraer el lado positivo de cualquier situación. Por eso no creemos en cánones preestablecidos, ni estamos dispuestas a dejarnos llevar o intimidar por la imagen de esas modelos o celebrities que parecen perfectas.

Sólo lo parecen porque la perfección no existe y porque detrás de la mayoría de imágenes que observamos de ellas hay un complejo tratamiento de edición digital. Con el Photoshop y derivados, se nos muestran unos prototipos alejados de la realidad y contra los que ya se están posicionando, gracias al sentido común, varias marcas. Una de ellas es Aerie, una marca de lencería americana que ha optado por lanzar la campaña publicitaria de su colección de primavera con mujeres tan reales como sexies.

Con su iniciativa, Aerie ha querido desmitificar la existencia de cuerpos perfectos y alejarse de los estándares de belleza que marcan las pasarelas y los medios de comunicación.

Al ver la propuesta de Aerie, nos hemos acordado de la campaña que arrancó Dove hace ya 10 años. La marca de productos de cuidado personal lanzó entonces su primera campaña “por la belleza real” y apostó por la naturalidad y la sensatez que han reinado en todas sus iniciativas posteriores. Un importante gesto para incidir en el detalle más importante de todos: que la belleza real va más allá del físico.

De entre todas sus campañas publicitarias, Nosotras nos hemos quedado con dos: una en la que muestra la transformación de una chica con buenas dosis de maquillaje y Photoshop y otra en la que realiza un estudio con varias mujeres y un pintor que realizó dos cuadros de cada una de ellas: uno que las mostraba como el pintor las veía y otro que las exhibía como ellas mismas se habían descrito. El resultado final evidenció que las mujeres no valoraban sus virtudes reales y que eran los problemas de autoestima los que habían provocado que tuvieran una imagen distorsionada de sí mismas.

Las campañas de Dove y la de Aerie nos llevan a la reflexión y a confirmar que, ante todo, debemos ser muchísimo más benevolentes y positivas con Nosotras mismas.

Autor: Elena Fernández

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *