El estrés, un enemigo de nuestra piel

Sabemos que el estrés tiene sus efectos negativos sobre nuestra salud, pero ¿sabías que también puede afectar tu piel? Nosotras te explicamos cómo.

La tensión y ansiedad se reflejan de manera muy clara en nuestro estado de salud produciendo nerviosismo, problemas gástricos, dolores de cabeza y otros padecimientos. Y aunque habitualmente asociamos a la piel con lo estético no debemos olvidar que se trata del órgano más grande del cuerpo, y que también sufre de problemas de salud cuando estamos sometidos a demasiado estrés.

Padecimientos como el acné o la dermatitis son muy típicos de cuadros de estrés, esto se debe a que cuando nos sometemos a la tensión nuestro cuerpo libera cortisol que en cantidades elevadas puede producir este tipo de alteraciones cutáneas al afectar nuestras defensas.

Los bajos niveles de colágeno, que se dan especialmente cuando debido al estrés tenemos un sueño pobre, son también un desencadenante importante que puede afectar la apariencia de nuestra piel. Cuando no tenemos suficiente colágeno nuestra dermis luce opaca, seca y poco lozana.

Además el exceso de tensión puede empeorar determinadas condiciones dermatológicas haciéndolas más visibles. Los cuadros de acné, soriasis o rosácea se ven aumentados cuando nos sometemos a demasiado estrés, por lo que es conveniente evitarlo si sufrimos de estos padecimientos.

Recuerda que es importante realizar actividades relajantes y mejorar la dieta si estás sometida a demasiado estrés, pues la tensión afecta nuestro cuerpo de forma importante mermando la salud y calidad de vida.

Imagen: Corbis Images

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *