El bacne o los ‘granitos en la espalda’ ya no serán un problema

El bacne, para las afortunadas que no estén familiarizadas con el término, son los granitos en la espalda, que suelen acusarse en verano, pero que nos pueden afectar durante todo el año dependiendo de las razones que lo provoquen. Suelen considerarse un ‘acné vulgar’, o así lo definen dermatólogos como Federico FeltesClínica Biolaser la Moraleja-, pero lo cierto es que es más habitual de lo que nos pensamos y ahora que llega el verano, y el bikini se convierte casi en nuestro uniforme diario, tener granitos en la espalda es algo por lo que no estamos dispuestas a pasar.

Sin título

Para tratar el bacne hay que tener en cuenta recomendaciones totalmente distintas a las que aplicaríamos en el rostro. El bacne también puede aparecer por tener una piel grasa pero suelen asociarse más a desequilibrios hormonales o por la sudoración excesiva de ciertas zonas y que, en contacto con la ropa, se intensifica – y todavía más si se utilizan determinados detergentes-. El mismo Dermatólogo Federico Feltes, junto a la directora del centro Estética Lostao de Zaragoza, Ana Puelles Lostao, nos dan las claves para evitar el incomodo bacne o que hacer si ya ha aparecido.

Como paso inicial. ambos especialistas coinciden en que antes de ponernos en tratamiento es fundamental diagnosticar el tipo de bacne al que nos enfrentamos. Conocer la severidad del problema ayuda a determina el tratamiento que necesitamos. Se han de tener en cuenta aspectos como: si se cuenta con lesiones inflamatorias o de retención, si la causa que provoca en bacne es hormonal o de agentes exteriores, la edad del paciente, etc. En base a este diagnostico se puede aplicar , o no, un tratamiento con o sin ácido salicílico, antibióticos o con vitaminas únicamente, etc. Diagnosticado el problema ya podemos tratarnos estos indeseados granitos. Para orientarnos y ayudarnos a prevenir este problema, los expertos nos recomiendan:

Elegir un gel de ducha con PH

Usar geles son un PH de 5.5- un poco más alto que el habitual-, ayudan a mantener el equilibrio de la flora bacteriana y ayuda a equilibrar la segregación sebácea. Otros geles que no son milagrosos pero que ayudan a evitar el problema son aquellos que se consideran seborreguladores y con actividad antibacteriana.

Apuesta por emulsiones hidratantes en lugar de cremas

Las pieles grasas tienden a provocar este problema, por eso se recomienda el uso de una emulsión- en vez de cremas-, por ser más ligeras y evitar obstruir el poro. Solo se aceptarían las cremas que contengan ácido salicílico o glicólico, ya que también ayudan a prevenir el bacne.

Sin título

Evita los cepillos de madera y los guantes de crin

Si bien estos aparatos son favorables para activar la circulación en aquellas pieles más secas, en el caso del bacne pueden empeorar el problema, y más si no están bien higienizados y la humedad provoca moho o bacterias. 
Por eso, los expertos recomiendan exfoliar la zona afectada por bacne una vez a la semana – dependiendo del tipo de piel y del tipo de tratamiento que se este utilizando en cada caso específico-. A la hora de la ducha, lavar el pelo antes de enjabonarnos el cuerpo, recogiéndolo con una pinza durante el lavado corporal, para evitar que el champú o el acondicionador – muy aceitosos y fácilmente adheribles a la piel- puedan obstruir los poros.

Existe la dieta antibacne

Como era de esperar, los azúcares refinados y los lácteos son alimentos que acusan el bacne o agudizan su aparición. Pero por suerte, hay otros alimentos cuyas propiedades inflamatorias y bactericidas se aconsejan para prevenirlo, regularlo o acabar con él. Alimentos como: El repollo, las alcachofas, los espárragos, la piña y todo tipo de verduras y legumbres.  Anota estos consejos, padezcas o no estos indeseados granitos en la espalda, y prepárate para lucir bikini este verano sin complejos.

Imágenes: cosmopolitan.com, newbeauty.com, bloglovin.com/

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *