Depilación púbica, ¿sí o no?

La depilación púbica es uno de los temas que más preocupa a las mujeres y que más controversia suscita: una decisión muy subjetiva que se toma, sobre todo, por fines estéticos. El depilarse la región del pubis parece tener sus pro y sus contras: hay quienes lo prefieren porque se sienten más cómodas, por una cuestión estética o bien por costumbre, y hay quienes prefieren evitarlo y quedarse como la naturaleza manda.

El vello en el pubis tiene su razón de ser, y cumple varias funciones: primero protege, es decir, crea una barrera que evita que los virus, bacterias y demás microorganismos puedan ingresar por los orificios y crear infección o enfermedad, segundo, permiten de los órganos femeninos se mantengan a una temperatura adecuada para su salud.

Pero el vello púbico también retiene el olor propio -producto de las feronomas- que de algún modo participan en la libido de la pareja, despertándola. Pero así también, y no es menor, protege la piel de irritaciones que pueden ocasionarse en la misma relación sexual, con enrojecimiento y/o molestias.

Hay que decirlo, con la depilación, la piel sufre una agresión: eliminar el vello irrita los  folículos pilosos y deja lesiones, y si se hace siempre, puede llevar a pelos encarnados. Si se utiliza cera, también puede haber quemaduras y si se emplea la rasuradora, cortes. La depilación con cera -sistema español- también tiene la desventaja que puede incrementar la proliferación de bacterias y, si no hay vello, no hay barrera que impida que ingresen al cuerpo.

bi2

Otro riesgo de depilar la zona íntima es que se podría aumentar el riesgo del virus de Papiloma Humano, o HPV, y de herpes genital, ya que, como se mencionó, se suprime la barrera natural protectora. Es que al rasurar o depilar con cera, se provocan heridas, que pueden dejar aún más expuesto al organismo frente a ésta y otras enfermedades de transmisión sexual.

La depilación es más una cuestión de moda y tendencia, no es cierto que es más higiénico y es una práctica cuya decisión deberá ser siempre personal, conociendo los pro y los contras para hacerlo con responsabilidad. Quizá decidáis recortar el vello y retirarlo solo de la zona más visible -fuera del contorno de tu bikini- o quizá decidas retirarlo por completo.

Debéis recordar siempre la importancia de la higiene, de secar bien la zona, de utilizar ropa íntima de algodón que permita la ventilación natural y de la protección en las relaciones sexuales para evitar infecciones y / o enfermedades. La salud es siempre más importante que la estética, no lo olvidéis.

Imágenesuccdn.com, grazia.es

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *