Cuidados de la piel: trucos para sobrellevar mejor el frío

Ya en invierno, las bajas temperatura y la humedad del ambiente, la calefacción y otros factores ambientales, tanto de exterior como de interior, pueden perjudicar la piel, entre otras cosas, en esta ocasión, os contamos algunos consejos o trucos para sobrellevar mejor el frío y este época del año.

Una premisa es, al igual que en verano, la hidratación, el agua que se beba, suficiente y abundante. El aire propio del invierno, el viento y la calefacción en los ambientes, hace que la piel se reseque y el cutis se presente deslucido, de aquí que sea importante beber abundante agua y bebidas naturales para rehidratarse y combatir la sequedad y tirantez en el cutis.

No olvidéis tampoco consumir abundante fruta fresca y verduras, así como otros alimentos ricos naturalmente en agua como el yogur son alimentos que no pueden faltar. Pero así también, y ya desde un punto de vista externo, la recomendación es el uso de lociones o cremas hidratantes y/o humectantes que ayudarán desde fuera a mejorar el estado de la piel protegiéndola y humectándola.

bebe agua final

Otro punto a tener en cuenta es la ropa: con el frío será crucial abrigarse como corresponde, pero siempre dejando respirar al cuerpo. Para esta estación, los sweaters de lana, de todos colores y formas, son las grandes estrellas, eso sí, siempre con ropa de algodón por debajo, ya que es un tela más transpirable y que ayudará a mantener la piel más hidratada y aireada.

Para contrarrestar los efectos de los ambientes calefaccionados, una buena opción es recurrir a un humidificador o a vapor que combata la sequedad que el exceso de calor genera en los ambientes internos y ayude así a mantener la humectación natural del cutis y piel.

Otro hábito que, aunque reconfortante y relajante, puede ir en contra de la piel son las duchas prolongados con agua muy caliente. Las temperaturas demasiado elevadas pueden romper las barreras de los lípidos y resultar en una pérdida de hidratación. Lo mejor será entonces hacer duchas más breves y con una temperatura más templada, más bien tibia o apenas caliente.

Imágenessalondeangelo.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *