El escote: una parte esencial que hay que cuidar

La belleza es una parte fundamental de nuestro día a día. Las rutinas beauty son cada vez más completas y específicas, dedicadas a todas las partes del cuerpo: cara, cuello, muslos, brazos, pies…Pero, ¿qué sucede con el escote? Estamos ante una de las zonas más olvidadas, y este es un error crucial, ya que la piel del escote es de las más sensibles y finas del cuerpo, por eso, hay que poner remedio a ello y empezar una rutina beauty dedicada al cuidado del escote.

Si quieres saber cómo actuar para tener la piel fina y tersa como la de un bebé sigue estos pasos, tu escote recuperará toda su vitalidad:

Primer paso: Exfoliación

Seguramente te has dedicado a exfoliar casi todo tu cuerpo, pero quizás, el escote ha sido una parte que has dejado olvidada. Lo mejor es exfoliar esta zona una vez a la semana, ya que aunque sea una piel muy sensible, hay que eliminar las células muertas que van quedando en esta zona. Lo ideal es exfoliar el escote 1 vez a la semana o cada dos, según la sensibilidad de esta área.

Segundo paso: Protección

Como ya hemos dicho, se trata de una zona donde la piel es muy sensible, y está muy expuesta a nuestro día a día. Por eso, y sobre todo cuando llega el verano, lo mejor es utilizar a diario protección solar. Si quieres evitar que la piel de tu escote acabe repleta de manchas y pequeñas pecas, empieza a aplicar protector solar a diario. Tu yo de mañana te lo agradecerá enormemente.

escote_hidratado

Tercer paso: Hidratación y tonificación

Después de la rutina de preparación y mantenimiento, este es el paso más esencial. Hay que conseguir que la zona esté siempre hidratada, y así se conseguirás que esté tonificada y evitaremos que aparezca la temida flacidez. Si quieres unos resultados impecables hazte un cosmético específico para esta zona que cuente con ingredientes reafirmantes y notarás los resultados.

Truco extra: Agua fría

El agua fría nos gusta muy poco en la ducha y es buena para muchas cosas, como para el pelo. Pues en este caso, para el escote, sería muy adecuado lavar la zona con agua fría, o al menos realizar algún enjuague con agua que no esté caliente, ya que así se activa la circulación de la zona, y se tonifica y fortalece la piel.

Ya sabes, no descuides más la piel del escote, ahora ya tienes los pasos esenciales para crear una rutina de belleza dedicada al cuidado de esta zona.

Imágenes: tuuon

Autor: Carla Moure

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *