Consigue un bronceado con tu maquillaje y sin pisar la playa

Potenciar el bronceado con vuestro maquillaje es posible, pero hay que tener cuidado o corremos el riesgo de parecer ‘la del Cola Cao’. Si sois de las que no podréis pisar una playa hasta la 19-20 de la tarde porque os tocado trabajar hasta septiembre, tenemos una noticia: es posible estar bien bronceadas con los aliados correctos de maquillaje.

Tranquilas, no se trata de que os embadurnéis a cremas o toallitas que al final lo único que consiguen es dejarnos un moreno poco uniforme. Los trucos que os traemos, a menos que vuestro jefe se anime a plantar una máquina de solárium al lado de la de café, son seguros, muy interesantes y a demás están en vuestro neceser. Sobre todo, antes de comenzar algún ritual de belleza, es fundamental tener la piel bien hidratada. ¿Preparadas para el bronceado en casa? Anotad estos 7 aliados de maquillaje:

Aliados make up para potenciar el bronceado

La piel hidratada y limpia

Antes de broncearla con algún producto, nuestra piel ha de estar bien hidratada. Es fundamental conocer qué tipo de piel tenemos para escoger la crema que más con convenga. Una vez hidratada lo mejor es escoger una base fluida con distintas tonalidades solares.

Evita el exceso

Nunca podemos optar por bases de maquillaje que no sean nuestro color de piel solo para parecer más morenas. Para saber cual es el mejor color para nuestra base, la muestra ha de probarse siempre en nuestra muñeca. Pasarnos con el moreno solo acentuará nuestras imperfecciones y, además nos hará ganar un bronceado demasiado artificial. Si utilizamos polvos en lugar de bases líquidas, podemos usar una hidratante menos fuerte o en menor cantidad, para que los polvos se puedan extender mejor por la piel y todo quede mucho más uniforme. ¿Dónde poner la base o los polvos? siempre en las zonas de luz del rostro: zona hundida del pómulo y los contornos.

Evita los colores mate

Escoger este tipo de tonos puede apagar nuestro bronceado y lo que nos interesa es aportar luz, rubor y ese color tostado tan favorecedor. Lo mejor es iluminar, usar coloretes en tonos rosados o color melocotón, y darle color a los labios. Como extra, la máscara de pestañas para intensificar la mirada y dar fuerza a nuestro maquillaje.

Alíate con tu iluminador

Un iluminador puede ayudarte a hacer tu mirada más grande y despierta, sobre todo si lo aplicamos en el lagrimal. Eso sí, no uses el de invierno porque pueden ser demasiado claros.

Gestos suaves y sutiles

El rubor de nuestras mejillas va a darnos mucho tono a la cara. Podemos utilizar los mismos que los de invierno, pero siempre con cuidado y suavidad, dando toques delicados con la brocha. No hace falta que parezca que nos hemos quemado. Los mejores tonos para el verano son los rosados rojizos de base y las partículas doradas para dar luz y brillo -además de conseguir el efecto dorado tan favorecedor-.

Morritos

Rojo o rosa, cualquier color para tu labial es más que aceptado en verano, pero en concreto, estos clásicos son los que mejor sientan y los que más potencian el bronceado. Da luz al rostro con los colores nude o maquillajes rosados, y deja los intensos para las calorosas noche de verano.

Pestañas de infarto

Ya sea marrón, negro o trasparente, tu máscara de pestañas va a jugar un importante papel en el bronceado. La capacidad que tienen de despertar nuestra mirada y potenciar el conjunto del maquillaje, es la guinda final a todo nuestro ritual de belleza potenciador del bronceado.

Lo más importante es no pecar de exceso. Hay que maquillarse una vez y dejar que lo que se vaya, se desvanezca. Por eso siempre es más natural y favorecedor optar por los colores cálidos, rosados y naturales que no iluminen, despierten y potencien todo lo bueno que tenemos -incluido el bronceado que parece que no vemos-.

Imágenes: poepiebrown.nl, pro.skeyndor.com, maquillajeybellezahoy.com

 

Autor: Elena Cano

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *