Consejos simples para una mejor piel

El cuidado del rostro debe ser diario. Muchas veces nos pasamos por alto algunos consejos simples para una mejor piel. Toma nota de estos sencillos pasos y marca la diferencia, para un cutis más atractivo y sano, ¡y por más tiempo!

Ten en cuenta qué tipo de piel tienes

Antes que nada, debes saber qué tipo de piel tienes. No es lo mismo tener el cutis seco, graso o mixto, ya que de ello dependerá la rutina de cuidado que tengas y los productos que utilices. Incluso el maquillaje que escojas puede llegar a ser distinto o con particularidades diferents, según tu tipo de piel.

Rutina de limpieza

La rutina de limpieza debe respetarse cada día, para mantener la piel sana y libre de toxinas. De ser posible, debe realizarse dos veces al día: por la mañana y por la noche, antes de acostarse.

Con una buena rutina de limpieza facial podrás ir eliminando toda impureza, de tal modo que estarás previniendo imperfecciones y poros obstruidos, entre otras molestias.

 

 

En caso de tener piel grasa o mixta, deberás incluir productos que ayuden a reducir la producción de sebo, mientras que si tienes una piel más delicada, deberás optar por otros más suaves y que no la resequen aún más.

Hidratación y humectación

Son otros dos pasos vitales para el cuidado de la piel. Tras una correcta limpieza, tendrás que aplicar una crema o producto humectante e hidratante. De este modo, reducirás el daño celular y el riesgo de sufrir envejecimiento prematuro. Eso sí, asegúrate de utilizar un producto adecuado, según tu tipo de piel.

Protección solar

Todos los días, sea durante el verano o en el invierno, deberás salir a la calle con protección solar adecuada. Las radiaciones solares son de los más nocivas para la piel, acelerando el proceso de envejecimiento. Recuerdo utilizar un protector solar de acuerdo a tu tipo de piel y de, al menos, factor 30 o más de protección.

 

 

Cuida la piel más sensible

Hay cierta piel, como la que recubre los labios y la del contorno de los ojos que es aún más delicada. Por ello, será necesario le aportes el cuidado necesario, usando productos que sean especialmente diseñados para estas zonas.

Bebe abundante líquido

La hidratación también debe ser por dentro. Para ello, no descuides nunca tu hidratación. Recuerda beber, cuanto menos, dos litros de agua al día. El agua ayuda, además, a eliminar toxinas e impurezas.

¿A qué esperas para cuidarte al máximo?

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *