Consejos para usar el sérum facial

Cuando nos acostumbramos a nuestras rutinas de belleza, normalmente nos remitimos al tónico, los limpiadores y las cremas hidratantes. Pero hay veces en las que notamos que a nuestra piel le hace falta un plus de hidratación y cuidados. Ya sea por una época de estrés, por la llegada del invierno y el frío o por una dieta inadecuada, hay ocasiones en las que nos hace falta un sérum facial.

Hoy en día es posible encontrar diversos tipos de sérum faciales. Desde los que son para hidratar en profundidad a los que sirven para iluminar y nutrir la piel, o los que combaten el envejecimiento. Según nuestro tipo de piel y las necesidades que esta tenga, podremos elegir uno u otro, aunque la forma de aplicarlo sea la misma.

serum_facial

Para conseguir una buena efectividad con el sérum, hay que aplicarlo una o dos veces al día en la piel. El primer paso es limpiar en profundidad para eliminar cualquier rastro de impurezas y suciedad. Después se debe aplicar el tónico facial, para refrescar la piel y equilibrar el Ph. Este es el punto en el que hay que aplicar el sérum facial.

Este sérum se utiliza poniendo un par de gotas en la frente, en las mejillas y en la barbilla, extendiendo con movimientos circulares y cuidadosos. Hay que hacerlo hasta que penetre en la piel. Después de esto se debe aplicar la crema hidratante de siempre, sobre todo si es por el día, ya que el sérum no cuenta con protector solar.

Estos productos son muy nutritivos, por lo que deben usarse con moderación, sobre todo si se tiene la piel grasa o mixta. De todas formas, suelen tener texturas ligeras que se absorben rápido. Se deben usar no solo en el rostro, sino también en el cuello y el escote, ya que son zonas muy delicadas. En un mes notaremos unos resultados geniales en la piel.

Imágenes: Loreal

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *