Consejos para limpiar las brochas de maquillaje

Limpiar las brochas de maquillaje es una tarea que suele dar pereza y pasarse por alto.

No obstante, es importante hacerlo con frecuencia para mantenerlas en buen estado y para evitar tener algún tipo de problema en la piel.

Toma nota de estos consejos para limpiar las brochas de maquillaje correctamente y prolongar su vida útil.

 

 

¿Sabías que una mala higiene de las brochas de maquillaje puede llevar a un brote de acné o, aún peor, a una infección en la piel? De aquí la importancia de mantenerlas limpias y en buenas condiciones. Una brocha sucia puede incluso echar a perder tus mejores maquillajes haciendo que dejen de pigmentar como corresponde.

Por todo ello, será necesario llevar adelante una rutina y frecuencia de limpieza adecuadas de estos complementos importantes de nuestra belleza diaria.

 

A la hora de lavarlas habrá que hacerlo siempre en dirección del pelo, es decir, que el agua vaya desde la base del pelo a la punta e intentando mojar el mango lo menos posible. Si lo haces en la dirección contraria, entonces el agua puede entrar dentro del pincel, estropear las fibras y pudrir la madera del mango.

Otro punto importante a tener en cuenta es el secado. Según la densidad del pelo de la broca, puede tardar de uno a dos días en secarse bien y correctamente. También existen herramientas que aceleran este proceso como mantas eléctricas específicas que vienen para ello, aunque si no eres profesional es raro que tengas acceso a una de ella. De cualquier modo, durante este tiempo será necesario que mantengas las brochas en posición horizontal, para evitar que el resto de agua pueda ingresar a través del mango.

 

Cómo limpiar las brochas y pinceles

Lo primero que deberás aprender a hacer es a distinguirlas, según su función. Cuando se trate de pinceles y brochas que solo uses para productos en polvo, como coloretes y sombras de ojos, su limpieza es más sencilla. Bastará con utilizar una pastilla de jabón hidratante o un champú normal. Asegúrate que el producto limpiador que uses no contenga acondicionadores ni siliconas, para no apelmazar los pelos de la brocha.

Ya cuando se trata de brochas y pinceles que emplees con productos en crema o fluidos, la limpieza es más profunda y específica, ya que estos cosméticos contienen más aceites y son más difíciles de eliminar.

El consejo es utilizar aceite de oliva -es un desmaquillante natural muy efectivo- en primer lugar, para luego darles un lavado con champú o jabón para quitar bien los restos de aceite. También puedes utilizar un lavavajillas que elimine la grasa de manera rápida y efectiva.

Cuando simplemente quieras limpiar los pinceles para eliminar los restos de maquillaje y volver a usarlos en el momento, existen en el mercado diferentes líquidos limpiadores instantáneos. Estos no necesitan agua y tan solo tendrás que aplicar sobre el pincel y frotar el mismo sobre una toalla limpia o un papel absorbente.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *