Conoce el layering, el ritual de belleza por excelencia de las orientales

Los orientales destacan por su minuciosidad y disciplina.

En este sentido, el layering, una rutina de limpieza que viene de estos lares es una buena forma de mantener la piel bella y saludable. Además de afrontar el día a día con un cutis limpio y libre de imperfecciones.

Conoce el layering, el ritual de belleza por excelencia de los orientales.

Se trata de una limpieza de cutis originaria de Japón, con grandes beneficios para la piel y que requiere de constancia y de ciertos productos que no son difíciles de conseguir . Está dividida en distintos pasos que limpian, hidratan y nutren la piel preparándola para un maquillaje natural y duradero.

Paso 1: primera limpieza con aceite vegetal

Para eliminar todo tipo de suciedad de la piel, se deberá utilizar en primer lugar un aceite desmaquillante. Sí, ellos usan un aceite vegetal orgánico para limpiar su cutis. Se puede elegir entre varias opciones, desde el aceite de oliva hasta el de almendras, de gran beneficio para la piel. Solo habrá que tener en cuenta que después de aplicar el aceite habrá que enjuagar bien.

Paso 2: limpieza con jabón líquido

Después sigue la limpieza con jabón líquido, más higiénico y amigable para el rostro que su par sólido. Asegúrate que sea un jabón apropiado para tu tipo de piel. El objetivo es limpiar e hidratar el cutis. Si tienes piel grasa, una buena alternativa son los productos elaborados a base de árbol de té o de lavanda. Si se tiene acné, el jabón alepo está especialmente recomendado para tratarlo.

 

 

Paso 3: aplicación de un tónico

Después de la limpieza profunda de la piel, se deberá proseguir con la aplicación de una loción para tonificar el rostro. En este caso, se recomienda usar lociones delicadas como el agua floral, el vinagre de manzana, la lavanda o el zumo de limón, todas alternativas que calman la piel. Aplica con suavidad por el rostro con ayuda de un disco de algodón y deja que la piel descanse durante unos minutos.

Paso 4: el sérum

Los tres pasos anteriores limpian en profundidad la piel, ahora es el momento de nutrirla. Por ello, es el momento de aplicar el sérum, que se puede encontrar con distintas finalidades como antiarrugas, reparador o antimanchas. Elige la opción que más necesites según tu edad y tipo de piel. Aplica con los dedos en cara y cuello con movimientos circulares y con suavidad.

 

 

Paso 5: el contorno de ojos

Después del sérum, será el momento de nutrir una de las regiones más delicadas del rostro como es el contorno de ojos. Para ello, utiliza una crema específica y delicada. Aplícala ejerciendo una ligera presión, dando pequeños toques con la yema de los dedos en la zona del contorno de ojos.

Paso 6: crema hidatante

El siguiente paso es el de aplicar la crema. Ésta deberá ser hidratante y nutritiva, así como adaptarse al tipo de piel. También asegúrate de elegir una opción con factor de protección solar ¡Imprescindible!

Paso 7: bálsamo labial

El último paso del layering es el de cuidar y preparar los labios con un bálsamo específico para ellos, que sea hidratante y que los proteja de los cambios de temperatura.

Ahora sí, ya estarás lista para el maquillaje con el mejor aspecto de tu piel.

¿Te animas a probar esta rutina de limpieza?

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *