Cómo maquillarse para la oficina ¡Arrasa en el trabajo!

Para hacer más llevadera la jornada laboral, está demostrado que sentirnos cómodas y a gusto con nuestro look consigue hacernos pasar con éxito el día. Por eso, en este artículo te mostramos las claves para obtener un maquillaje ideal para las mañanas en el trabajo y arrasar en la oficina. ¿Te apuntas?

La regla de oro para empezar a tratar nuestra piel es aplicarnos nuestra crema hidratante diaria. Además de ayudarnos a nutrir nuestro cutis, hará que el maquillaje se mantenga impoluto durante más tiempo. A continuación, es importante echarnos una base alisadora, aplicándola suavemente con ligeros toquecitos con la yema de los dedos.

Seguidamente, aplícate un corrector para iluminar la mirada: justo debajo del ojo, con delicados golpecitos que nos ayuda a hacer el pincel, y luego, con la yema de los dedos. Además, de aplicar la luz en esta zona, también lo haremos por encima de las cejas y a ambos lados de la nariz, siempre difuminando bien el producto con toquecitos.

El siguiente paso es aplicar la base de maquillaje. Una de las que más fácil resulta de aplicar es Accord Perfect Roll On, de L´Oréal, ya que el rodillo con el que viene incorporado nos permite una cobertura total para cubrir todas las imperfecciones. Este maquillaje es perfecto para retocarnos en cualquier momento del día gracias a su esponjita roll on. No olvides aplicarlo también por el cuello y el escote para evitar el efecto máscara. Un truco es pasar el rodillo por encima de las cejas para bajar su tono.

Para intensificar tu mirada, lo único que tienes que hacer es añadir varias capas de rímel con volumen: conseguirás unas pestañas más abiertas y largas. Para las pestañas superiores, empieza desde la raíz hacia las puntas, repitiéndolo por todas. Para abrir más el ojo, maquillamos también las pestañas inferiores, cogiendo producto en cada aplicación.

El siguiente paso es dar color a nuestras mejillas con un poco de colorete: siempre escoge un tono que vaya acorde al de la base de maquillaje para que no nos suba demasiado el color. Como truco, sonríe y aplícate el rubor sólo en la parte de la mejilla que se hincha. Utiliza poca cantidad y añade un poco en la zona de la barbilla.

Después del maquillaje básico, da un punto de atención en el rostro con un color de labios muy intenso. Por ejemplo, el clásico rouge. Ayúdate de un pincel para fijar el color y rellenar completamente la boca. Utiliza un labial de textura cremosa para que te resulte más fácil de aplicar cuando quieras retocarte.

Imagen: El centro americano.

 

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *