¿Cómo hacer un exfoliante casero para la piel?

 

Exfoliante casero para la piel: ¿Cómo prepararlo?

 

Muchas veces la piel se seca debido a los cambios climáticos.

Y, por el complicado estilo de vida no se tiene tiempo para darle los cuidados especiales.

Los elevados costes de los tratamientos de belleza han llevado a que se experimente otras alternativas.

 

¿Sabes cómo hacer un exfoliante casero para la piel?

Sigue leyendo y aprende con unos sencillos pasos.

 

Los exfoliantes faciales y los exfoliantes corporales son totalmente diferentes.

Cada zona del cuerpo tiene una textura individual.

 

 

 

 

Por ejemplo, la zona de cara requiere de más hidratación y al exfoliarse los elementos a utilizar deben ser menos abrasivos que los que utilizamos para la piel de la piernas.

 

Aunque el objetivo principal es eliminar las células muertas de la piel y otras impurezas restantes es importante que cada zona tenga su propio tratamiento.

 

Los mejores exfoliantes caseros

Como indicamos al principio de este artículo, en el hogar se pueden hacer los peelings exfoliantes.

Son muy económicos y efectivos, además puede hacerlos en poco minutos.

 

Exfoliante facial de azúcar simple

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de azúcar granulada.
  • 2 gotas de agua.
  • 1 – 2 gotas de aceite esencial de naranja, limón o lavanda.

Combina todos los ingredientes en un tazón pequeño.

Usando las puntas de los dedos, frote suavemente el exfoliante en la cara limpia.

Ten cuidado de evitar los ojos.

Retira con agua fría y enjuague con una toalla limpia.

Agrega una capa de aceite como crema hidratante, si es necesario.

 

Esta receta es básica y una de las más efectivas.

Se puede aplicar en otras zonas del cuerpo pero es perfecta para la piel de la cara sobre todo para la nariz.

 

 

 

 

Exfoliante facial con aceite de coco y azúcar

Ingredientes:

  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • 2 cucharadas de azúcar.
  • 1 gota de limón.
  • 1/8 taza de aceite de oliva.
  • 1 cucharada de cacao en polvo.

Mezclar todos los ingredientes en un tazón pequeño.

Pasa generosamente sobre el cuerpo, frotando suavemente sobre la piel durante 60 segundos.

Deja reposar en la piel durante 10 minutos, si lo deseas, luego enjuaga con agua tibia.

 

Esta es una receta fácil de preparar cuando no tienes mucho tiempo.

Puedes aumentar las proporciones para obtener más mezcla y almacenar durante hasta 3 meses.

 

Si vives en un clima más caluroso, es posible que desee almacenar esta mezcla en la nevera, ya que el aceite de coco tiene un punto de fusión relativamente bajo.

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Lorena G Perez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *