Cómo elegir el autobronceador perfecto para ti

Aún nos falta mucho tiempo para disfrutar de los soleados día de playa pero, por fortuna, podemos apostar por los autobronceadores para lucir una piel que se aleje del blanco nuclear.

El autobronceador nos ofrece una forma sencilla y rápida de tener algo de color, sin exponer nuestro cuerpo a los dañinos rayos solares. Hoy en día no tienes que preocuparte de los productos que dejan un efecto artificial, ya que hay muchos tonos disponibles, muy naturales, para que se adapten a todo tipo de pieles.

Lo primero que debes tener en cuenta, es el lugar en el que quieres tener el bronceado. Pueden ser las piernas, todo el cuerpo, e incluso el rostro. El tono de la piel es diferente en el rostro, y este también suele necesitar de productos que no taponen los poros.

Tu tipo de piel es el segundo punto, ya que una piel seca requerirá de un autobronceador con extra de hidratación. Para pieles normales y grasas puedes escoger un producto en spray o en mousse. Lo más habitual es en spray, como Self Sun Body Airbrush de Clinique.

El último punto a la hora de escoger tu autobronceador ideal, es el tono de piel que tengas. Siempre debes elegir uno por encima del tuyo, para que el efecto resulte bastante natural. Las pieles claras deben escoger el tono más claro, para que no parezca algo artificial.

Para aplicar el autobronceador, debes exfoliar e hidratar tu piel antes. Una vez la tengas preparada, tienes que aplicarlo de abajo hacia arriba, si lo quieres en todo el cuerpo. Tienes que hacerlo media hora antes de vestirte, y dos o tres horas antes de bañarte. Si quieres un efecto más duradero, renueva la aplicación después de dos o tres horas.

Imagen: Andrés Sardá

Autor: Susana Garcia

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *