Cómo elaborar unas sales de baño con aceite esencial de Lavanda

¿Hay algo mas relajante que un precioso campo de Lavanda? Pues precisamente por ello, nos llevaremos a casa un trocito de la provenza francesa gracias al aceite esencial considerado mas versátil: El aceite esencial de Lavanda. ¿Lo conocéis?

Es el aceite mas recomendado en la iniciación de los aceites esenciales llamados también “terapias volátiles”, ya que hay estudios que avalan los efectos terapéuticos los aceites esenciales que se extraen de plantas y frutos por destilación o prensado.

Para obtener un kilo de esencia pura de Lavanda se necesitan 250kg. De flores.Esto nos puede llevar a pensar que es muy caro, pero solo utilizaremos unas gotas en cada preparado así que en realidad nos sale económico, cuando nos damos cuenta de su utilidad y beneficios. El aceite esencial de Lanvanda además de su embriagador aroma, posee unas maravillosas y diferentes propiedades de las que se pueden beneficiar además de Nosotras, nuestros peques y mayores. Unas gotas en el baño de los mas pequeños los ayudará a calmarse y tres gotas en la almohada de nuestros mayores la calidad de su sueño aumentará un 84% según un ensayo dado a conocer en la revista Complementary therapies in Medicine, por supuesto no es sustituto de los tratamientos médicos.

Entre las propiedades del aceite esencial de Lavanda destacaremos: que es un magnifico antiinflamatorio, regenerante, sedante y relajante que se utliza con éxito para combatir el estrés y ansiedad que nos pone a prueba cada día. Además tiene importantes aplicaciones en eccemas, acné, heridas o Psoriasis por su alto poder antiséptico y analgésico. Por todas estas cualidades mi propuesta para esta semana es la elaboración de unas Sales de baño de Lavanda ,para darnos un estupendo baño que nos ayudará a relajar nuestro cuerpo y nuestra mente después de una dura jornada, evocando los baños que se daban los romanos en la antigüedad haciendo uso de este aroma.

Tomad nota. Como ingredientes necesitáis:

  • Sal marina gorda 300 gr.
  • Aceite esencial de Lavanda 25 gotas (tiene que ser puro y se puede adquirir en herbolario)
  • Lavanda en grano 3 cucharadas ( preferible de cultivo ecológico, también en herbolario)

Revolver todo, poner en recipiente de cristal, tapar y dejar reposar media hora, después ya podemos disfrutar de un fantástico baño echando unos 100 gr. De las sales.

Espero que las disfrutéis y nos vemos la próxima semana.

Autor: L.J. Lisi

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *