Cómo combatir el acné adulto

El acné puede aparecer en la adolescencia, pero también afecta en la edad adulta a muchos hombres y mujeres que lo encuentran doloroso, incómodo o desagradable.

El acné juvenil en adultos es bastante común, y puede salir a causa de la genética, de la alimentación -normalmente, a causa de una alimentación poco adecuada-, de hábitos poco saludables como el alcohol o el tabaco y también puede deberse a situaciones de estrés, que se representan en la piel.

 

 

Sin embargo, sea cual sea la causa de su aparición en la piel, tenemos varias maneras para combatir el acné en nuestra piel.

  • Limpieza diaria. La piel tiene memoria y necesita cuidados y limpieza diaria, te maquilles o no. La contaminación afecta a nuestra piel, nos hace daño, también nos puede llenar de acné, y es imprescindible que la limpiemos. Máxime si, además, tenemos la costumbre de utilizar productos de maquillaje, que también pueden hacernos daño día tras día si no limpiamos la piel en absoluta profundidad.
  • Utilización de buenos productos antes y después. Antes del maquillaje, durante y después del maquillaje. Usar productos buenos, que se adapten a nuestro tipo de piel, que no sean nocivos ni exageradamente baratos es necesario y de lo más útil. Tenerlos en cuenta es muy importante para no tener ningún susto y también para que el acné desaparezca definitivamente.
  • Hidratación especial. No nos cansamos de decirlo. Hay que utilizar los productos y los artículos que verdaderamente sean beneficiosos para la piel, y no precisamente aquellos que vayan a hacer el efecto contrario. Si tenemos la piel grasa, necesitaremos un producto que sea específico para esta piel, y para que hidrate las zonas afectadas por el acné, y no al revés.
  • Mimos personales. Cuídate, pero cuídate de verdad, date mimos y cuida tu piel hasta las últimas circunstancias.
  • Alimentación. Analiza tu dieta. Incorpora a ésta nuevos hábitos saludables y preocúpate por tu bienestar.
  • Estrés. Proponte canalizar los nervios e incorporar, si es necesario, el hábito de la meditación a tu rutina diaria. Tu salud lo agradecerá.

Es importante que, además de cambiar hábitos y apostar por una rutina más saludable, acudas a tu médico de cabecera o especialista.

¡Cuídate y comprueba cómo tu bienestar se refleja en tu piel!

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *