Cómo atenuar manchas faciales con mascarillas caseras

Las manchas faciales se pueden presentar por distintos factores, siendo más frecuentes en el rostro, aunque no exclusivas de él: pueden deberse al mismo paso del tiempo, a la exposición del sol o bien ser secuelas del acné. En este artículo te contamos algunas mascarillas que puedes hacer en tu casa, con productos naturales, para tratar las manchas faciales.

¿Por qué aparecen las manchas faciales?

Son varias las razones, pero especialmente por una cuestión genética o de herencia, la edad, cambios hormonales – tales como los producidos durante el embarazo o la menopausia-, carencia de ciertos nutrientes o bien por tomar mucho sol sin la correcta protección. Su tamaño y color puede variar, pudiendo ser de pequeña a más grande, más o menos oscuras. ¿Cómo puedes tratarlas?

Mascarilla #1 – Limón, leche y aloe vera

Ingredientes

  • Dos cucharadas de leche (20 ml)
  • Cinco cucharadas de zumo de limón (50 ml)
  • Dos cucharadas de aloe vera (30 gramos)

Paso a paso

  • Exprime el zumo de limón y reserva, añade la leche.
  • Corta un tallo de aloe vera y retira su pulpa. Suma el resto de los ingredientes.
  • Mezcla todo muy bien hasta asegurarte quede una preparación homogénea.

manchas2

Sobre el rostro limpio y seco, esparce la mascarilla sobre la zona afectada. Cubre con una gasa y deja actuar al menos un par de horas.

Aclara bien con agua tibia. Es importante que después de la aplicación enjuagues muy bien y que uses factor de protección elevado antes de salir a la calle.

Mascarilla #2 – Leche, glicerina, agua oxigenada y limón

Ingredientes

  • Dos cucharadas de leche en polvo (20 gramos)
  • Una cucharada de glicerina en polvo (10 ml)
  • Una cucharada de agua oxigenada (10 ml)
  • Dos cucharadas de zumo de limón (20 ml)

Preparación

  • En un cuenco o recipiente, mezcla la leche en polvo y el agua oxigenada.
  • Añade la glicerina y el zumo de limón, remueve hasta incorporar bien.
  • Aplica la preparación sobre las manchas del rostro y deja actuar al menos unos veinte minutos. Enjuaga bien con agua tibia.

Imágenes: lavidalucida.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *