Cómo aprovechar tu autobronceador

Si hay un producto que no puede faltar en nuestra rutina de belleza antes de que nuestra piel esté morena, ése es sin duda el autobronceador. Aunque siempre es más recomendable que nos encomendemos al sol para que tueste nuestra piel de manera natural, pero siempre con control, una ayuda de la cosmética no nos vendrá mal. Este tipo de producto de belleza es necesario sobre todo, para aquellas semanas previas a irnos de vacaciones y poder tumbarnos a tomar el sol en la playa o la piscina, y cuando realmente no tenemos mucho tiempo para broncearnos.

Una vez que tengamos claro esto, es necesario que pensemos exactamente en cómo podemos aplicar el autobronceador, y sobre todo, cómo podemos aprovecharlo para que nos dure para más veces y más veranos. Lo primero de todo, no queremos que este producto se note. Es decir, si huimos de ese color negruzco tipo rayos UVA, tampoco sería de lo más indicado que abusásemos de este tipo de producto solar que hace que nuestra dermis tenga un color artificial. Lo recomendable es que lo echemos de forma uniforme y controlada por todas las partes de nuestro cuerpo, y siempre bajo la luz del sol, para que estemos seguras de que todo está en perfectas condiciones.

Para que dure más tiempo, es necesario que no nos pasemos con la dosis. Al igual que ocurre con una base de maquillaje, utilizar este tipo de líquidos de manera controlada puede suceder gracias a una esponjita que podamos reutilizar para otro tipo de sesiones. Así, solamente utilizaremos el producto que realmente necesitemos, y no tiraremos lo que en realidad no vamos a usar. Si vemos que se está terminando, podremos juntarlo con crema hidratante, con el fin de que nuestra piel esté a la vez morena y protegida.

Imagen: Trabajo y belleza

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *