El combo estético: riesgos y ventajas y para el paciente

Cuando el cirujano plástico decide realizar un combo estético o cirugía combinada,  lo cual significa realizar más de una cirugía  en distintas regiones en el mismo tiempo quirúrgico, debe de sopesar – como en muchas otras decisiones que toma en su práctica- los pros y los contras, el riesgo y el beneficio.“El cirujano es un médico que puede operar y que sabe cuando no debe de hacerlo”.

En líneas generales puedo decir que se pueden realizar procedimientos combinados en casos de pacientes cuidadosamente seleccionados sin que se prevea un aumento significativo del riesgo , si lo comparamos con la realización de esos procedimientos de forma individual.La selección del paciente, la reducción de riegos potenciales y la prevención de las complicaciones son los pilares básicos de la cirugía estética, que siempre es electiva – es decir que no es imprescindible-.  Si somos capaces de neutralizar o minimizar cualquier riesgo potencial, entonces el beneficio será evidente.

¿Cuales son las intervenciones combinadas más habituales?

En realidad hay muchas combinaciones que pueden plantearse. Es posible combinar cualquier cirugía facial con cualquier cirugía mamaria o cualquier cirugía del contorno corporal. Es muy habitual combinar una abdominoplastia con un aumento o reducción de pecho o con una lipoescultura. También es frecuente practicar una intervención de párpados o blefaroplastia con un lifting de cara y cuello.

Hoy en día se pueden realizar cirugías combinadas con mayor seguridad que en el pasado ya que se emplea de forma sistemática la prevención de la trombosis venosa profunda administrando heparina de bajo peso molecular y  mediante el empleo de los dispositivos de compresión de las extremidades inferiores – estas medidas son necesarias sobre todo en las intervenciones de Cirugía del contorno corporal-.

Debido a que una cirugía combinada tiene una mayor probabilidad de pérdida sanguínea el cirujano deberá de asegurar o extremar una hemostasia meticulosa – contención de hemorragias –. Será preciso un equipo de cirujanos experimentados para no prolongar la duración de la intervención más allá de las 6 o 7 horas.

En cuanto a prolongar la anestesia a lo largo de éste tiempo, en principio no aumentará riesgos intraoperatorios y en el postoperatorio inmediato, siempre y cuando se realice una profilaxis antiemética – prevención de los vómitos -, profilaxis antibiótica y se mantenga  la temperatura del paciente con mantas de aire caliente ya que la hipotermia produce importantes alteraciones metabólicas que hacen que el paciente despierte con malas sensaciones, temblores y desazón.

Uno de los principales motivos de combinar intervenciones es la reducción de gastos, pues es más costoso realizar dos procedimientos por separado que en una misma sesión. También el postoperatorio de una cirugía combinada es parecido a una intervención simple – quizás algo más de molestia -. Compensa, por lo tanto, pasar un único proceso postoperatorio.

Pedro Cormezana es director de Pedro Cormezana Aesthetics Solutions y miembro de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *