Belleza: ¡Trucos para lucir una espalda perfecta!

Cada vez está más cerca el verano y llega el momento de ir liberándose de las grandes prendas de ropa y empezar a lucir lo mejor de nuestro cuerpo. La espalda es una de las zonas que durante el invierno siempre se mantiene tapada, pero ahora seguro que estás deseando poder mostrar toda su belleza. Además, la nueva moda te invita a hacerlo, ya que no te será difícil encontrar modelos de vestido y camisas con la espalda al descubierto.

Para que el sol y el aire libre no afecten negativamente la calidad y la imagen de la piel de tu espalda, hoy te traemos algunos consejos de belleza para que puedas presumir de ella durante todo el verano.

Aunque el aire fresco y una correcta exposición solar pueden llegar a ser beneficiosas, también debes tomar medidas para que su efecto no sea todo el contrario. Se trata de tratamientos que deberás realizar antes, durante y después de los meses de más calor. ¡Toma nota y empieza a lucir una espalda perfecta!

Antes del verano te aconsejamos que te realices una limpieza profunda de la piel con un peeling abrasivo suave que permita eliminar la mayor cantidad posible de las células muertas de la piel. Es la mejor manera de hidratarla y prepararla para un buen bronceado.

Los diseños con la espalda al descubierto serán la moda de este verano. (Imágenes: Stradivarius)

Durante el verano la espalda es una de las zonas de nuestro cuerpo que más se expone al sol, sobre todo cuando estamos en la playa o la piscina. Por eso es fundamental utilizar un filtro solar adecuado para evitar la aparición en un futuro de pecas. Debes recordar que lo correcto es aplicarse la crema dos horas antes de la exposición solar y volver a aplicarla cada dos horas durante la exposición.

También es muy importante aplicarla en la zona de la espalda cada vez que salgamos del agua. Puesto que se trata de una piel más grasa, te recomendamos que utilices cremas fluidas y fáciles de difundir. Las cremas con spray son tu mejor opción.

En cuanto a la piscina, hay que tener una precaución especial con los productos especiales del agua, que pueden resultar perjudiciales para nuestra piel. Por eso, lo mejor es eliminarlos cada vez que salgamos del agua con una ducha y una jabón emoliente con un ph lo más similar al de nuestra piel (5.5). También te aconsejamos que después añadas una crema hidratante ligera.

Después del verano, si no has realizado un correcto cuidado de la piel, deberás realizar nuevamente una exfoliación suave y una hidratación profunda.

Autor: Carla Ramirez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *