Belleza: La temperatura ideal para el baño perfecto

El momento del baño es sagrado pues nos permite comenzar el día con energía cuando lo hacemos en la mañana o relajarnos un poco si se trata de tomarlo antes de dormir. Pero dependiendo de la temperatura del agua podemos obtener otros beneficios. Descúbrelos en Nosotras.

Todas soñamos con poder sumergirnos a diario en una enorme bañera llena de gel y espuma y tomar un increíble baño que nos permita dejar atrás todas nuestras preocupaciones y sentirnos fantásticas. Es claro que esto no siempre es posible pero lo que tal vez no sabes es que una sencilla ducha pueden ofrecerte también grandes beneficios.

Por ejemplo si trabajas duro en el gimnasio y te gusta lucir unas piernas, glúteos, abdomen y piel tonificada te agradará saber que además de la actividad puedes apelar a un buen duchazo frío con la temperatura de agua a cerca de 24 grados, si tu ducha te permite graduarla mucho mejor. Este golpe de agua fría mejora la circulación notablemente y te permite estar más despierta, activa y además te hace lucir músculos mucho más tonificados.

El agua demasiado caliente, aunque es la temperatura que todas elegimos casi de forma habitual, definitivamente no es la mejor para nuestro cuerpo en especial para las piernas pues afecta la circulación y puede causar varices. Sin embargo en los días calientes de verano el agua a cerca de 40 grados puede resultar refrescante aunque suene algo extraño, y es que a esa temperatura el cuerpo libera calor y el resultado final es que al acabar te sentirás mucho más fresca.

Y para antes de dormir lo mejor es un punto medio: el agua a 30 grados aproximadamente te ayudará a sentirte mucho más relajada, drenar las tensiones y conseguir irte a la cama más tranquila. Abre la ducha y espera a que el aire se llene un poco de vapor antes de meterte debajo, de este modo tus músculos se relajarán poco a poco y la tensión disminuirá.

Ya lo sabes para un efecto de spa solo tienes que regular la temperatura y conseguir el baño ideal según tus necesidades.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *