Belleza: ¡Las propiedades del aceite de jojoba!

La jojoba es una planta nativa del desierto de México a la que los indios americanos ya le atribuyeron propiedades mágicas. Y es que la piel y el cabello aparecen sin impurezas y muy hidratados.

Ante la aparición de productos como la rosa mosqueta o el aceite de argán, se ha dejado más de lado el aceite de jojoba, que ha pasado a un segundo plano e, incluso, totalmente desapercibido. Sin embargo, no debe ser olvidado en los tratamientos de belleza, ya que tiene unas excelentes propiedades para la limpieza y depuración, así como la hidratación, sobre todo, de la piel que queda suave, tersa e hidratada si se utiliza de forma regular.

Además es un excelente acondicionador para el cabello, ya que permite hidratarlo y liberar la grasa de la piel por lo que es idóneo para tratar la caída del cabello producida por el exceso de sebo en el folículo, que se disuelve y se desplaza dejando libre el folículo que recupera su normal funcionamiento. También es muy útil para evitar la caspa.

Los champús y cremas para el cabello, aparte de otros productos para el pelo que contienen aceite de jojoba, aportan más brillo y suavidad al pelo, contribuyendo a la vez a su regeneración y a que no se parta, siendo recomendable en cabellos maltratados también en el caso de pelo teñido.

Y aún hay más propiedades para el cabello, dado que el ácido linoléico que contiene interviene en la regeneración celular. Por su parte, las proteínas queratínicas ayudan a la nutrición del cuero cabelludo, facilitando su fortalecimiento y que se mantenga el pelo sano.

Por ejemplo, un posible uso si lo compras directamente y no empleas productos capilares que lo contengan es untarlo en el cabello y luego recubrirlo con una toalla mojada en agua caliente. Tras dejarlo un rato, se lava el pelo y notarás una gran diferencia.

En el caso de la piel, el aceite de jojoba está indicado para tratar problemas como la sequedad extrema o desequilibrios dermatológicos de sebo, así como el acné, la seborrea, piel grasa o puntos negros, entre otros.

Es de gran utilidad es para prevenir el envejecimiento y para hidratar las pieles secas por su alto contenido de ceramidas –el 96%-, ayudando a la regeneración celular, aumentar la elasticidad de la piel y que ésta sea más firme, siendo muy aconsejable en el caso de mujeres embarazadas para evitar la aparición de estrías. Además, por la vitamina E, es un excelente antioxidante y protege a la piel de los radicales libres, que son los responsables del envejecimiento prematuro de la piel. El aceite de jojoba es igualmente muy rico en ácido linoléico, siendo un potente reestructurador y regenerador de la piel.

Otros posibles usos para la piel es emplearlo como desmaquillante por las noches y aplicarlo en las zonas más secas de la piel como los codos, rodillas o pies, siendo también muy recomendable su empleo en las manos.

Y, aún tiene más propiedades, porque puede ser usado para realizar masajes para nutrir la piel, en combinación con otros aceites, y que sea más elástica. Una buena opción es emplearlo con aromaterapia.

Autor: Eva Sereno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *