Aprende a rizarte las pestañas

Podemos llevar la mejor base de maquillaje, un blush que se extienda a la perfección por nuestras mejillas y le de ese color diferenciador que hace que nuestra cara hable por sí sola. También un pintalabios que realce nuestra boca y una sombra de ojos que enmarque nuestra mirada. Pero todo esto quedará obsoleto e incluso pobretón si no prestamos atención a nuestras pestañas. Como hemos dicho en varias ocasiones, no hay mujer con rímel de más. Esto quiere decir que podemos explayarnos todo lo que queramos con este producto, ya que esto hará que nuestro look beauty sea el mejor.

Pero, ¿cómo debemos aplicarlo, o con qué fin? Desde luego, en este caso hablamos de las pestañas, pero de unas pestañas que estén completamente rizadas, que queden de lo más sofisticadas y no tengan un efecto parabrisas que lo deje boca abajo. Así, lo que debemos hacer cuando vamos a maquillarnos esta zona tan especial, es conseguir primero rizar las pestañas y después aplicar el rímel. Os dejamos un sencillo look de belleza a base de rizador y máscara de lo más sencillo.

Primero, es necesario que seamos conscientes de que tenemos que estar perfectamente desmaquilladas para que no haya ni rastro del rímel del día anterior. Una vez que tengamos esto claro -previo enjuague con agua y jabón-, y la piel completamente seca, debemos coger el rizador de pestañas. No se trata de hacer fuerza, sino que con maña y suavidad hemos de apretar hasta el nacimiento de la pestaña y tirar suavemente hacia arriba. Es necesario que repitamos el proceso varias veces, hasta que comprobemos cómo va quedándose ese rizo sin igual en las pestañas. Después, cuando ya tengamos listos los dos ojos, es necesario usar la máscara. Aplicarla por arriba y por abajo es lo más recomendable, y si podemos pintarlo en zig-zag, muchísimo mejor.

Imagen: Design 4 live better

 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *