Aprende a aplicar el pintalabios correctamente

Es un hecho innegable: ponerse un pintalabios hace que nos sintamos mejor con Nosotras  mismas, y cuando lo llevamos aplicado de forma correcta, la imagen de nuestro rostro cambia sobremanera. Independientemente de la tonalidad que escojamos, el propio hecho de adquirir este cosmético hace que la seguridad personal sea nuestra amiga más querida. Si estamos pensando en pintarnos los labios, ya sea a diario o por una ocasión más especial, debemos estar atentas a que no podemos hacerlo de cualquier manera, sino que hay que seguir ciertas pautas para no fallar a la hora de maquillarnos.

Lo primero de todo, es que si queremos que los labios estén no sólo bien pintados, sino que aparte de no salirnos de la comisura de la boca, no se nos levante la piel o se nos hagan llagas, hay que pensar en una exfoliación e hidratación previa. Para ello, debemos coger nuestro cepillo de dientes habitual, y pasar sus cerdas por los labios con el fin de eliminar cualquier tipo de piel que nos pueda quedar mal o hacer que se estropee el lipstick en sí. Una vez que nuestra boca esté completamente lisa, debemos pasar a la hidratación posterior. ¿Cómo llevarlo a cabo? A través de cacao o vaselina, que podemos aplicar con ayuda de un mini pincel o con nuestros dedos. Se trata de dar un poquito y no abusar.

Después, empieza el momento clave de maquillar la zona. Piensa que hay que pintarlo suavemente, no excedernos. Empezaremos perfilando el exterior de forma leve con un lápiz o con la propia barra, y después colorearemos la parte de arriba para terminar con todo el color. Es necesario que lo hagamos despacio y no tratemos de disfrazarnos a base de lipstick, puesto que podremos conseguir justo el efecto contrario que estamos buscando.

Imagen: Una gota de elegancia

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *