Disfruta el verano a plenitud sin vello

Cuando se acerca el verano comienzas a pensar en esa misma situación que se repite año tras año, ¿Qué hacer con el vello? ¿Qué tipo de depilación me haré en ésta oportunidad? ¿temporal, o mejor una depilación definitiva?

Existen diversidad de técnicas que puedes utilizar con el fin de eliminar el vello y disfrutar del sol: La cera, el rasurado, las cremas depilatorias, luz intensa pulsada con o sin radiofrecuencia, láser y electrólisis son algunas de las más comunes.

Pautas para que, según sus características, puedas escoger la técnica con la que más te sientas identificada y estés perfecta para los días de sol -los que te queden y los que vendrán-.

¿Qué es la depilación? La depilación es una técnica cosmética que consiste en la extracción del tan indeseado vello en una o varias zonas de nuestro cuerpo. Debemos tomar en cuenta aquella técnica que nos brinda los mejores resultados pero que a su vez, provoque menos daño a nuestra piel.

 

 

Diferentes técnicas para depilación

Depilación con cera

Es un método efectivo que se utiliza con el fin de eliminar el vello no deseado en áreas pequeñas o grandes. Es una de las técnicas temporales más populares, ya que da muy buenos resultados durante un período de tiempo de 3 a 5 semanas.

Existen diferentes técnicas para depilación con cera: caliente, fría o con bandas de roll on.

La cera fría, suele ser bandas de polímeros químicos o derivados de resinas vegetales. La cera caliente, también puede estar compuesta por resinas o en otros casos de azúcares y se aplica con la ayuda de una espátula.

El roll on por su parte, es habitualmente cera tibia también a base de azúcares.

La cera caliente está catalogada como una de las mejores opciones, ya que por su temperatura, se abren los poros, haciendo que el proceso no sea tan doloroso.

Consejos antes de la depilación con cera

  1. Exfolia tu piel dos días antes del tratamiento, estarás evitando la aparición de granitos y pelos enquistados.
  2. No te expongas directamente al sol al menos dos días antes de depilarte, así tu piel no estará muy sensible para el tratamiento.
  3. Lo ideal es que tu piel esté limpia y seca al momento. Adicionalmente usa una crema hidratante (no grasosa) 2 a 3 horas antes. Esto ayudará a que el vello salga más fácilmente.
  4. Para que el resultado sea el esperado, el vello debe tener entre 3 y 5 mm de largo.

 

Rasurado

Afeitarse el cuerpo es un método rápido y que no produce dolor. Tiene la desventaja de que hay que repetirlo casi a diario, ya que el pelo no se extrae de raíz sino que se corta a ras de la piel.

Puede ser que te produzca cortes, o la piel presente irritaciones ya que se realiza con cuchillas desechables.

Lo ideal es que previo al rasurado utilices una crema o loción para minimizar dicha irritación, y facilitar el proceso de corte del vello.

Una vez finalizado el proceso de rasurado, puedes aplicarte una crema diferente que te genere una sensación de suavidad y frescura.

Crema depilatoria

Las cremas depilatorias son preparados a base de tioglicólico. Su uso está indicado para eliminar el vello superficial siendo su profundidad de corte más amplio que con el rasurado, por lo que puede tardar 4 a 5 días en aparecer nuevamente.

No es un método doloroso, pero puede provocar irritaciones o quemaduras ya que son productos agresivos que deben ser evitados en pieles sensibles.

Antes de su aplicación, se debe realizar una prueba de alergia -aplícalo en una pequeña zona y estudia sus efectos-, si la piel se enrojece o se torna hinchada, no lo uses bajo ningún concepto.

La manera de usarlo es aplicando una pequeña cantidad del producto sobre la zona donde se quiere eliminar el vello y dejar actuar por el tiempo que indique el fabricante (suele ser de 5 a 10 minutos).

Retira el producto y observa si ha quedado vello en la zona, de ser así, repite el proceso. Finalmente, lava con agua y jabón, posteriormente aplica una crema hidratante sobre la piel.

Fotodepilación

Es un método de depilación que se utiliza con el fin de obtener resultados definitivos y se realiza con aparatología estética, bien sea con luz intensa pulsada o con el uso de láseres.

Ambos tienen como fin, destruir los folículos pilosos de la zona que se desee tratar, evitando así que se produzca vello nuevo. Esto se hace aplicando energía a aproximadamente 70°C directamente a la raíz y destruyéndolo por fototermólisis selectiva.

Entre ambos tipos de luz -láser e IPL-, el láser se ha vuelto más popular, debido a que ha tenido una evolución tecnológica mucho más rápida y acentuada.

La diferencia entre ambos tratamientos radica básicamente en sus características técnicas y lo que con ello producen.

El láser, aplica una luz de un solo color -monocromática- que se dirige en una sola dirección, lo que lo hace un tratamiento bastante selectivo y eficiente.

La luz intensa pulsada está compuesta por una luz de muchos colores -multicromática- y que se dirige en varias direcciones. Con éste tratamiento se puede trabajar más tipos diferentes de piel y de vello.

Actualmente se está utilizando con mucho auge, una nueva modalidad de tratamiento que consiste en combinar la luz intensa pulsada con los beneficios térmicos de la radiofrecuencia, con el fin de potenciar los efectos de ésta luz.

No existe un equipo mejor que otro, la elección dependerá de cada paciente, su color de piel y las características del vello en la zona a tratar. Un especialista te ayudará a definir cuál te conviene más según tu caso particular.

Lo que debes saber antes de cada sesión

  • Debes evitar la exposición solar 15 días antes y 15 días después de cada sesión (tómalo en cuenta a la hora de programar tus vacaciones de verano)
  • No debes extraer el vello de raíz 15 días antes de la sesión
  • Necesitas tener rasurada el área que se va a tratar desde dos días antes de la aplicación del tratamiento

 

Electrólisis

Es otra opción que tienes en tus manos para realizarte depilación definitiva si estás considerando efectos a largo plazo que te puedan hacer sentir segura y libre de vello.

Durante éste proceso se introduce una aguja fina hasta la raíz del vello para destruirla a través de corriente. Es un tratamiento que produce bastante dolor, adicionalmente se trata vello por vello, lo que lo hace largo y costoso.

Está recomendado para zonas pequeñas o donde la fotodepilación no sea una opción.

Tiene la ventaja de que funciona en cualquier tipo de vello, incluyendo canas y muy claros.

Elizabeth Urbina

Imágenes: EstéticayCosmiatria, Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *