Cómo maquillarse para unos pómulos de infarto ¡Adiós cirugía!

Tras los liftings y la queiloplastia (el aumento de volumen en los labios), las operaciones para resaltar los pómulos son las más demandadas en cuanto a cirugía facial. Un hecho que refleja el descontento de muchas mujeres con sus mejillas, y que Nosotras vemos como una oportunidad para cambiar esa realidad. Así, desde redacción nos hemos puesto manos a las brochas para descubriros cómo potenciar una de las armas femeninas más sexys.

Aunque parezca la alternativa más fácil, someterse a una operación de estética no es la decisión más cara sólo para nuestros bolsillos. También lo es para nuestro cutis, ya que corremos el riesgo de sufrir cicatrices, especialmente en aquellas estaciones donde los rayos UV del Sol tienen más fuerza.

Es por eso que desde Nosotras recomendamos siempre el quirófano como última opción, y te animamos a probar otros métodos para solventar tus problemas. Así, tratándose ahora de realzar los pómulos, hemos confiado en el maquillaje para convertirse en tu máximo aliado.

Antes que nada, es fundamental armarnos con las herramientas adecuadas. A saber, una brocha gruesa, otra más fina y dos coloretes: uno oscuro (o mate) y otro claro (puede ser brillante). ¿Y por qué dos tonos? Porque es el contraste entre ellos el que crea el efecto de volumen, y eso es justamente lo que buscamos. Te presentamos, pues, nuestros 3 pasos para conseguir unos pómulos de infarto.

1. Empieza el ritual sonriendo. No por ningún ejercicio de autoestima, sino porque al sonreir se dibujan claramente las curvas y líneas de nuestras mejillas. Será ahí donde tienes que aplicar el colorete oscuro, así como en la zona ligeramente inferior. Para ello usa la brocha más fina.

2. Una vez hayas «hundido» la parte inferior del hueso, toca dar más curvas a la parte superior (los mofletes). La manera adecuada será aplicando ahí el colorete claro, ya que los tonos luminosos aportan una gran cantidad de volumen.

3. Si quieres crear un efecto aún más pronunciado, puedes utilizar otra vez el colorete oscuro repasando la zona inferior del pómulo.

Cómo maquillarse para resaltar los pómulos

¡Ah, y recuerda! Las líneas demasiado marcadas no son favorecedoras, así que es muy importante que difumines bien los dos tonos.

Imágenes: Fan Pop.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *