3 de los tonos más atrevidos y favorecedores para este otoño – invierno

David Lesur, director de formación en los salones David Künzle elige y recomienda tres de los tonos más atrevidos y favorecedores para este otoño: el ronze, el blorange y el rosa champagne.

 

El ronze es uno de los tonos más versátiles que existen, sobre todo si lo adaptamos a los tipos de piel, pues se adapta estupendamente a todos.

 

 

Para pieles oscuras, lo ideal es optar por un ronze aún más oscuro con matices en azul.

Para una tez más blanca, lo ideal son reflejos dorados y brillantes más cercanos al cobre que al marrón:

Queda muy bien en mujeres de piel morena, pese a que a la mayoría de ellas les horrorizan los rojizos y cobrizos. – señala David Lesur.

 

 

Acerca del blorange, cuánto más desgastado, mejor.

 

 

 

Queda perfecto en pieles muy blancas, aunque requiere de unos cuidados y una técnica determinada para no malograr el resultado.

“El blorange es una tendencia más, un rubio pink con ciertos tonos rojizos y anaranjados que se consigue mediante efectos de color un poco desgastados, pero con brillo”.

 

 

El rosa champagne, por su parte, es sinónimo de modernidad, riesgo e inconformismo, más común entre las chicas más jóvenes.

 

 

Lo peor es que necesita de un mantenimiento constante y un uso frecuente de productos específicos para que dure lo máximo posible.

Por todo lo demás, es un tono cool y sumamente rompedor.

Si las mujeres se atreven con el berenjena, el lila, el azul o el verde… ¿Qué problema habría en llevarlo rosa champagne o rosa pastel? ”. – comenta David Lesur.

 

 

Definiciones y algunos trucos de mantenimiento

Ronze

Lesur lo tiene claro: “El ronze es un color marrón tradicional o chocolate mezclado con tonos bronce que va bien con casi todos los tipos de piel y que además, aporta luminosidad al rostro”. 

 

 

Blorange.

No es un color fácil de conseguir, pues requiere de una decoloración prolongada y para llegar a ese tono tan pastel, es necesario aclarar mucho.

“Respecto al tipo de piel que más le va, podríamos decir que prácticamente todos, aunque quizás se vea mejor en aquellas pieles más claras. ”

 

 

Rosa Champagne.

Es uno de los menos arriesgados dentro de la extensa paleta cromática del rosa, pero tremendamente apetecible.

“Para que no parezca que llevamos peluca, lo mejor es aplicar reflejos desde medios a puntas.

Si hablamos de rasgos faciales, mejor tonos claros en rostros alargados y más oscuros en aquellos ovalados. En el primer caso suavizan y en el segundo, aportan rotundidad y dureza a un rostro más dulce o aniñado”.

 

 

 

De izquierda a derecha: Rosa champagne, blorange y ronze. 

 

ImágenesDavid Lesur, Salones David Künzle 

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *