Trucos para sobrellevar el calor en el embarazo

Estar embarazada en verano puede ser una bendición en algunos casos, pero también convertirse de algo pesado en otros. Si vivimos en una ciudad donde las temperaturas son muy altas, o vamos a ir de vacaciones a un lugar donde el calor es uno de los atributos principales, es necesario que tengamos en cuenta ciertos trucos para que no lo pasemos mal ni Nosotras, ni por supuesto nuestro bebé.

Para empezar, es necesario que en cuestiones de ropa, tratemos de estar lo más cómodas y relajadas posible. Es decir, que no llevemos prendas demasiado fuertes que nos puedan agobiar. Lo más recomendable son los vestidos sueltos y las blusas que permitan la ventilación en todo momento. Por otro lado, tampoco podemos olvidar la hidratación constante. Llevar con Nosotras una botella de agua fresca es de lo más recomendable, puesto que ayudará a que tengamos siempre presente esta bebida y no nos sintamos agobiadas por el calor por dentro y por fuera.

Tampoco debemos estar demasiado tiempo al sol, y para evitarlo, nada mejor que llevar una sombrilla a la playa bajo la que resguardarnos. Esto nos ayudará, además, a que estemos frescas y no suframos ningún tipo de sofoco. Llevar un abanico en el bolso también nos ayudará, y lo mismo si nos cubrimos la cabeza con un sombrero o pamela para evitar dolores de cabeza innecesarios.

Estar permanentemente alerta de las altas temperaturas, y cuidarnos de que éstas no nos afecten demasiado, será un trabajo muy importante tanto para la madre como para el niño, puesto que repercutirá directamente en él. Si estamos pendientes de estar de la mejor manera posible, esto será lo más fundamental para pasar un verano en paz y sin cocernos de calor o agobiarnos en ningún momento. ¡Y a disfrutar del embarazo!

Imagen: Bebés en camino

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *