Ropa para el recién nacido: los imprescindibles

La llegada de un bebé es todo un acontecimiento, pero además de la alegría que ello implica, también supone la asunción de grandes responsabilidades, múltiples preparaciones y un gran aprendizaje.

Su ropita es una de esas preparaciones que no pueden faltar: te contamos a continuación cuáles son los imprescindibles con respecto a la ropa de un recién nacido.

Si bien no será necesario tener demasiada ropa -ya que además se usa poco tiempo, porque los bebés crecen muy rápido-,  sí habrá que asegurarse algunas piezas básicas como son los bodies, lo que más usan los bebés pequeños. Tendrás que tener entre 5 a 7 de ellos, y si son de dos tallas distintas, mejor. Busca opciones que tengan corchetes o broches en la parte alta delantera y entre las piernas, ya que facilitan el hecho de vestir y desvestir al bebé, y el cambio del pañal. También se recomienda disponer de 5 a 7 camisetas y de 5 a 7 ranitas.

 

 

Los pijamas y peleles -o también conocidos como ositos- es otro de los imprescindibles: sobre todo, durante los primeros meses de vida del bebé. Será importante que sean cómodos y fáciles de poner y quitar. Al igual que los anteriores, asegúrate entre 5 a 7 de estas prendas, en distintas tallas.

Los bebés suelen perder calor por la cabecita, por lo que los gorritos deben usarse durante esta primera etapa, sobre todo, si hace frío. Lo ideal es disponer de al menos un par de gorritos de algodón y alguno que otro de lana, especialmente si el bebé nace en invierno.

El bebé recién nacido no usará calzado pero sí necesitará calcetines o patucos -escarpines- para abrigar sus pequeños pies. También resultará útil tener disponibles unas manoplas.

 

 

Para la hora del paseo, será necesario contar también con algunos conjuntos de paseo. Se recomienda dar un paseo a diario con el bebé -siempre y cuando el clima acompañe-. Para estas ocasiones, puedes poner a tu pequeño todo lo guapo/a que desees, pero asegúrate de que vaya cómodo. Para evitar que pase frío, deberás tener un buen abrigo.

En este último sentido, la mantita es un clásico e imprescindible: tanto si están en casa como si salen, cuando haga frío podrás cubrirlo con una manta, que vienen especiales para los bebés, térmicas y muy agradables al tacto. Con un par de ellas estarás más que ver, para cambiarla cuando debas lavarla.

¡Cuida y disfruta de tu bebé!

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *