Psico: ¡El estrés de las familias monoparentales!

Las separaciones, los embarazos que
no han sido buscados o distintas situaciones de la vida han dado
lugar a que existan muchas familias monoparentales. Esta situación,
aunque ya sea habitual, crea unos sentimientos y forma distinta de
vivir la maternidad y la paternidad.

El no poder compartir las
preocupaciones cotidianas referentes a la educación de los hijos o a
la economía aumenta el estrés psicológico de la madre o del
padre;
a pesar de contar con el apoyo de familiares o amigos
éstos no pueden suplir a una relación sentimental. El amor de una
pareja, la lucha diaria conjunta, poder pedir consejo o simplemente
descansar alivia algunas situaciones que se dan en la convivencia con
los hijos.

A pesar de que en algunos países
las familias monoparentales reciben algunas ayudas económicas,
la mayoría de las veces la madre o el padre se ven obligados a
trabajar más horas de las normales para mantener a su familia, con
lo que los niños crecen cuidados por otras personas o, cuando son un
poco mayores, incluso a solas, relacionándose con su madre o padre
pocas horas al día a las que hay que añadir el cansancio.

Los niños que pertenecen a familias
monoparentales suelen ser más autónomos, pero también corren el
riesgo de perder una parte de su infancia por verse obligados a
hacerse responsables de determinadas situaciones, como el
cuidado de hermanos pequeños o la toma de consciencia temprana del
estado de ánimo y preocupaciones de sus mayores.

Aún así, en este modelo de familia
los niños comprenden que su propio bienestar es necesario para el
conjunto de la familia
, conoce las repercusiones directas de sus
actos en el resto de los miembros y entienden la necesidad de
realizar las tareas que les corresponden.

Pero, a pesar de todo, todos los
niños y niñas necesitan una figura masculina y femenina cerca de
ellos, independientemente de que sean las parejas de sus padres o no,
para aprender a relacionarse en el futuro.

Autor: Elena Estepa Estrella

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *