Planes con niños: 5 lugares perfectos donde comer con ellos

Salir con los niños no siempre es fácil. Hay que estar por ellos para que no molesten y, lo que es aún más difícil, conseguir que no se distraigan. En resumen, una tarea titánica que no sólo nos desgasta sino que comporta nuestro inmediato abandono de los locales más exclusivos, cuyas políticas de empresa son cada vez más restrictivas con el público infantil.

Sin embargo, ello no significa que tengamos que despedirnos de la vida social con nuestros pequeños. Más bien al contrario. Y es que hemos encontrado los mejores rincones con los que disfrutar de la familia al completo.

Si hasta ahora pensábais que sólo McDonald’s o Burger King podían tolerar los correteos de vuestros hijos o algún que otro de sus sollozos, preparaos para una buena dosis de alivio, porque hemos dado (¡al fin!) con el sueño de toda madre: sitios perfectos en los que poder disfrutar al máximo de una buena comida sin tener que preocuparse de nada. ¿Queréis saber cuáles son?

Viena (Cataluña). Sus famosas piruletas y globos amarillos (así como lápices de colores y plantillas para colorear) se han ganado el corazón de los más pequeños allá donde esta franquicia de bocatas y pizzería está más arrelada. ¿Lo mejor? No tendréis que pagar por platos que los niños no se comerán. Su amplia oferta de bocatas y cocas (normales o en versión mini) os ayudará a escoger su preferido. (Atención porque luego querrán repetir.)

Airesol (Castellar del Vallès, Cataluña). A medio camino hacia Barcelona, en la pequeña localidad de Castellar del Vallès, encontramos escondido el Restaurante Airesol, un local de primera línea con un amplio terreno privado (¡y hasta una pequeña parcela de bosque!) en el que los niños podrán correr y pasárselo en grande sin tener que interrumpir vuestra comida.

Pudding (Barcelona, Cataluña). Si no fuera porque sirven comida y porque tras sus paredes respira la bulliciosa Barcelona, aseguraríamos que nos encontramos en una escena de Alicia en el País de las Maravillas. Y es que con su originalísima decoración, basada en la explosión de color, asimetría y excentricidad, este rincón se alza como un verdadero oasis para niños. ¿Lo mejor? Las actividades que se organizan para ellos, desde teatros de sombras chinescas hasta talleres de Lego.

Otra de las estancias de Pudding Barcelona

El asador de Enrique (Madrid capital). Muchos restaurantes pueden presumir de tener un personal acostumbrado al trato con niños. Pero sólo el asador de Enrique puede jactarse de hacerles disfrutar de verdad. Y es que, al mismo tiempo que nosotros degustamos un arroz con bogavante o un buen vino, nuestros peques estarán divirtiéndose en el parque de bolas que hay en el interior.

Marettisimo (Madrid capital). Cocina italiana en pleno Madrid y de la que seguro disfrutaremos sin que nuestros peques nos molesten. Y es que, vigilados siempre por un monitor, tienen a su disposición una habitación entera de entretenimiento con suelo blando, mesas y sillas de colores en la que podrán jugar mientras hacemos una larga sobremesa.

Imágenes: Pudding.

Autor: Carola Mayol

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *