Parto natural en casa, ¿sí o no?

Hay cosas que todo humano sabe hacer de forma natural: Parir y nacer. Por tanto, lo único que necesitamos es cumplir con todas las precauciones necesarias para garantizar nuestra seguridad y la del bebé.

Hace tres décadas que los partos se realizan en el hospital o en la clínica privada. Para muchas mujeres de nuestra generación esta forma de parir resulta poco natural, medicalizada e incluso forzada o artificial. Y es que la tecnificación de este acto tan natural hace que la mujer haya desaprendido todo aquello que sabía de forma innata. 

Aunque parezca extraño o arriesgado, la forma natural de parir en casa empieza a ser una tendencia de nuevo, la misma que practicaban nuestras abuelas años atrás. Y si se hace bien, puede resultar igual que hacerlo en un hospital, eso sí, con el material adecuado y las condiciones adecuadas.Y si no os lo creéis, mirad este vídeo de un parto natural en casa:

¿Qué necesita una mujer para parir?

Un mes antes del acontecimiento deben venir las comadronas al domicilio a conocer a la familia y diseñar un plan de emergencia al hospital por si hiciera falta el traslado.  Un 80% de nacimientos ocurren en casa y un 15% necesitan recurrir a un hospital. 

Una mujer no necesita más que una habitación con luz tenue, una piscina interior – en el caso de querer parir en el agua- y una partera experimentada. El parto es un proceso natural y espontáneo que no necesita más que la presencia de algún profesional que controle que todo sucede con normalidad. La figura del padre es esencial en estos casos, vosotros decidiréis en qué parte de la habitación se ubica como observador o como participante. En el vídeo siguiente lo vemos: 

Por tanto, los requisitos son mínimos: un ambiente familiar distendido, un espacio mínimo de tres m2, buenas condiciones higiénicas, agua caliente, toallas y una distancia máxima de 30 minutos hasta el hospital.

Después del parto la mujer necesitará 10 días para recuperarse, durante los cuáles se precisará alguna la visita de las comadronas o de un médico para revisar el estado del bebé. Cuando la madre ya esté preparada para salir a la calle, deberán efectuarse esas visitas con más regularidad.

Imágenes: Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *