Los pediatras piden la prohibición del andador

Ya hace un tiempo que los andadores infantiles son tema de discusión.

Según un reciente estudio publicado en Pediatrics, los andadores son una fuente prevenible de lesiones. Tanto desde la Academia Americana de Pediatría como desde la Asociación Española de Pediatría (AEP), a nivel nacional, solicitan su prohibición.

Estos andadores no solo no favorecen el aprendizaje en lo que a caminar refiere sino que incluso son peligrosos. Entre los más propensos a sufrir accidentes en los andadores se cuentan los bebés de entre siete y diez meses de edad.

A esta conclusión se llegó en una investigación realizada sobre una muestra de más de 230.000 niños menores de quince meses que fueron tratados en las salas de urgencias de los hospitales de Estados Unidos entre los años 1990 y 2014.

Sin embargo, la tendencia parece ir en disminución. Los expertos destacan que es importante seguir generando conciencia en los padres sobre los riesgos que implican los andadores infantiles. De hecho, durante el 2014 (último año del estudio) resultaron heridos unos 2.000 pequeños en los Estados Unidos.

 

Peligros del andador infantil

Según datos estadísticos, la mayor parte de las lesiones por el uso del andador se produce en la cabeza o en el cuello, con riesgo de fracturas de cráneo y conmociones cerebrales en los peores casos.

Las tres principales causas de lesiones fueron caídas por las escaleras (74,1%), caídas hacia fuera del andador (14,7%), lesiones ocurridas porque el andador dio al niño acceso a algo que de lo contrario no podría alcanzar como quemaduras, envenenamiento y ahogamiento (un 2,8%).

Uno de los problemas es que los andadores infantiles proporcionan una rápida movilidad a niños pequeños antes de que estén listos por su desarrollo, advierten los especialistas.

Si bien estos dispositivos son vendidos como facilitadores en el proceso de aprendizaje del caminar, no solo no lo son sino que incluso alterarían el desarrollo motor natural.

Un dato quizás desconocido es que los andadores fueron creados para ayudar a las personas que no podían caminar por edad o algún accidente. Unos años después, se popularizaron para los bebés, pero es diferente: los adultos ya habían aprendido a caminar, mientras que los bebés aún no están preparados para hacerlo, ni física ni mentalmente.

Lo cierto es que desde la Academia Americana de Pediatría hace años que solicitan la prohibición de estos andadores infantiles, aún sin resultados concluyentes. De aquí, que vuelvan a hacerlo, ahora con el respaldo de la Asociación Española de Pediatría, que en España se suma a este pedido. En otros países, como Canadá y Brasil, ya están prohibidos.

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *