Nacimiento lotus: una vía para el parto natural

La forma de traer al mundo a un bebé depende tanto del tiempo en el que nazca, como de la decisión que sus padres tomen a la hora de cómo será el parto.

Existen tantos modos para el nacimiento del nuevo miembro de la familia que cada pareja o cada madre en solitario puede escoger la vía que le sea más cómoda, útil o que case con su personalidad. Hablamos en este caso del nacimiento lotus, una forma que piensa en el alumbramiento natural como manera fundamental y que apuesta por el máximo contacto madre-hijo desde que éste sale del vientre hasta que se separa de ella mediante el cordón umbilical.

Es precisamente este contacto único entre el feto y la parturienta lo que hace especial a esta manera de dar a luz. El nacimiento lotus consiste en no cortar el cordón umbilical que une a la madre y al bebé una vez que éste ha nacido, es decir, que se mantiene junto a su placenta hasta que se desprende de manera natural por el ombligo.

Esto se hace de manera que el bebé permanece todavía junto a la madre de manera natural y física entre tres y diez días, lo que también hace que la placenta forme parte de los primeros días de vida del niño. Las defensoras del parto natural, ya sea en el calor del hogar, dentro de una bañera, o similar, esta práctica les resulta de lo más íntima y personal para confraternizar con su bebé.

Imagen: 1.bp

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *