Métodos de fertilización asistida ¡Descubre todo sobre ellos!

Son muchos los factores en juego al concebir, y cuando el método natural falla muchas parejas deciden pasar a la fertilización asistida, si ese es tu escenario en Nosotras te ayudamos a aclarar el panorama y descubrir que hay detrás de cada procedimiento

Quedar embarazada depende de muchos factores tanto físicos como psicológicos, pero por lo general si tras un año de practicar sexo sin protección aún no consigues concebir, tu y tu pareja deben acudir a un especialista para evaluar la situación. Es claro que los métodos de fertilización asistida dependerán de diversos factores, incluyendo la razón por la cuál no se ha podido gestar, sin embargo los expertos han dividido los tratamientos en dos tipos, los de baja complejidad y los de alta complejidad.

Los procedimientos considerados de baja complejidad se aplican cuando el problema para concebir se debe a la calidad del semen, la viscocidad del moco vaginal o la falta de compatibilidad entre ambos, en este caso el método recomendado es la inseminación intrauterina, en la que el semen es introducido en el útero para luego estimular la ovulación. Ante estas mismas dificultades para concebir, junto con la infertilidad desconocida, la ausencia de eyaculación o determinadas patologías en el cuello uterino el tratamiento recomendado es la inseminación artificial, en la que el esperma se coloca en el interior del útero, el canal de la cérvix o la vagina con el fin de fecundar los óvulos. La estimulación ovárica a través de hormonas también se considera de baja complejidad y suele ser uno de los primeros tratamientos que se aplican.

En cuando a los procedimientos de alta complejidad figuran la fertilización in vitro, aplicada en casos en los que hay daños en las trompas de falopio, mala calidad de esperma, esterilidad o endometriosis, donde tras un proceso se plantan los óvulos fecundados en el útero, esto puede hacerse con el esperma de la pareja o de un donante. La inyección intracitoplasmática es otro de los métodos usados, se trata de inyectar directamente en esperma en el óvulo.

Ante la dificultad para concebir lo recomendable es visitar a un especialista, quien los guiará en el camino adecuado según la condición y naturaleza del problema.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *