Merienda infantil y su importancia

 

¿Qué merienda debemos darle a nuestros hijos?

 

La merienda es un aporte nutritivo qué necesita el niño.

Supone un paréntesis en la tarde que proporciona una recarga de energía al momento de continuar la jornada.

 

Los expertos en nutrición recomiendan organizar las comidas de los chicos en 5 tandas: desayuno, media mañana, comida, merienda, y cena.

Para tener las energías suficientes a todas horas del día y ayudarlos a tener hábitos alimenticios saludables.

 

Es muy importante enseñarles hábitos de alimentación saludables en la infancia.

Para evitar riesgo de obesidad infantil en el pequeño y luego en su edad adulta.

Alimentos recomendables para la merienda. 

Sería ideal agregar un poco de todo, al igual que en cualquier otra comida del día.

Debemos mirar el contenido y también la calidad, y además buscar combinaciones que sean adecuadas para su organismo.

 

Proteínas e hidratos de carbono.

Un clásico sándwich o un bocadillo elaborados con productos de calidad son ideales.

Pan casero, jamón, tomate, huevo y queso son buenas opciones.

Las cuales puedes ir combinando a lo largo de la semana.

 

 

 

 

Lácteos.

Son fundamentales.

Puede ser un buen tazón de leche al que se le puede añadir cacao, para garantizar el aporte de energía necesaria.

Yogur natural o de frutas, o un trozo de queso, son alimentos ricos en calcio necesarios para su crecimiento.

 

Cereales.

Pan, galletas, cereales en copos…ofrecen energía necesaria para el buen funcionamiento de los músculos y el cerebro.

 

Frutas.

Una pieza de fruta o un zumo natural, contiene fibra y vitamina C.

Imprescindibles para su sistema inmunológico, recordemos también el agua que es necesaria para mantenerlos bien hidratados.

 

 

 

 

 

Alimentos que debemos evitar

  • La bollería industrial. Sobre todo evitar bollos de chocolate, galletas rellenas…  a los niños les atrae, pero no es lo más recomendable ni contienen nutrientes saludables.
  • La bollería industrial contiene elevada cantidad de grasas saturadas, gran cantidad de azúcar, que son fuentes de problemas de salud como obesidad y diabetes.
  • Las patatas fritas y los snacks tienen alto contenido en grasas, azúcares y sal, y muy pocos nutrientes saludables.
  • Los refrescos enlatados, las bebidas y los zumos azucarados son muy malos para los dientes, y no aportan a la alimentación infantil.

 

 

 

 

La merienda debe ser equilibrada y balanceada, al igual que las demás comidas.

Para que el niño pueda crecer saludable y evitar problemas en su salud a futuro.

 

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *