Más fértil gracias a tu dieta

No es un secreto para nadie que una vida saludable mejora notablemente nuestras posibilidades de concebir, pero más allá de eso algunos alimentos específicos tienen la capacidad de potenciar nuestra fertilidad. En Nosotras te los presentamos.

Si has optado por un embarazo planificado en los encuentros con tu médico habrá quedado claro: reduce el estrés, mejora tu estilo de vida, modera el consumo de alcohol y tabaco para que tu cuerpo esté preparado para la fecundación.

Pero además de todas estas recomendaciones puedes incluir en tu dieta diaria algunos alimentos que te pueden beneficiar. En principio puedes comenzar aumentando el consumo de antioxidantes que ayudan a combatir los radicales libres responsables del envejecimiento celular y el cáncer y es que para gestar mientras mejor estén nuestras células más rápido obtendremos resultados.

Algunos alimentos ricos en antioxidantes son el kiwi, la naranja y el mango, los pimientos verdes o rojos, la zanahoria, el tomate, los frutos secos, las legumbres como las lentejas y los cereales. Además infusiones como el té sin cafeína son también una gran opción para ti.

Aumentar la ingesta de hierro también se verá reflejado en tu fertilidad, sobre todo sin anteriormente has tenido problemas de anemia o si tus menstruaciones son muy abundantes. En esos casos se recomienda el consumo de carnes rojas de preferencia magras, canónigos, espinaca, brócoli, avena, trigo y arroz.

El ácido fólico es una de las claves de la maternidad y es común consumirlo en suplementos durante la gestación, pero antes de quedar embarazada también puedes preparar tu cuerpo obteniéndolo de alimentos como los frutos secos, las legumbres, verduras, naranjas y si tu médico te lo indica optando por un suplemento.

Recuerda que además una clave importante de la fertilidad es mantenernos en un buen peso, reducir la ingesta de grasas y comidas rápidas y moderar los hábitos nocivos con el fin de aumentar las posibilidades de embarazo y preparar nuestro cuerpo para la fecundación y crecimiento del bebé.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *