Maneras de conectar con tu bebé

La conexión entre madre e hijo se genera con todo, va desde el contacto y la mirada hasta el amor que se da y se percibe. Unas veces va más deprisa y otras más despacio. Es cierto que hay momentos clave, y el parto es uno de ellos. En ese momento todas nuestras hormonas están preparadas para generar una gran conexión.

Se puede conectar físicamente e emocionalmente con el bebé. Establecer una comunicación con él es algo precioso, una experiencia única que solo puedes entender si la vives. Es importante que, durante la primera etapa de su crecimiento, se le transmita la seguridad y confianza necesaria para que crezca con esos valores y los interiorice. Es una gran manera de qué crezca feliz y seguro de si mismo.

Cuando hablamos del vínculo nos referimos a la profunda relación que se establece entre madre e hijo. Algo que no se puede comparar con nada. Es un vínculo natural, emotivo, único en toda su esencia. Nuestra biología está preparada para generar esta conexión especial con nuestro bebé desde el embarazo. Cuando está en la barriga también percibe estímulos y ya se va estableciendo contacto, aunque en el post-parto se verá potenciado.

 

 

Hay muchos métodos y momentos para lograr conectar con el bebé. La intuición te llevará a ellos. Cada mamá debe hacer aquello que sienta y hacerlo cuando lo considere oportuno. Aconsejamos cantarle, leerle y mecerle mucho, eso creará una conexión idónea entre ambos. Darle el pecho también une, del mismo modo que aprovechar la hora del baño para propiciar un acercamiento. Puedes hablarle, jugar con él y hacer caer el agua sobre su cuerpo. Y de forma natural y divertida, los dos iréis creando un vínculo que permanecerá para siempre.

Que el bebé esté delante mientras coméis ayudará a que se familiarice con los alimentos y aprenda a disfrutar de ese agradable momento familiar. Además, otra opción es sentar al bebé junto a vosotros o tumbarle en su cuna, mostrándole un libro adecuando mientras se lo leéis hasta quedarse dormidito. Esto le ayudará a aprender a hablar, estimulará su gusto por la lectura y creará un momento único entre ambos. Establecer contacto piel con piel también te acerca a tu bebé, no sólo en el sentido físico. Mímale todo lo que desees, las muestras de amor espontáneas-abrázalo, acarícialo-  son las mejores.

Ponle música que te guste al bebé para que él también experimente esa misma emoción. Que sienta lo mismo que tú.

Déjate llevar y no tengas miedo de equivocarte. En cuestiones de sentimientos, no existe margen de error. Todo lo que creas que es bueno para tu bebé, lo será. Cuando hacemos lo que sentimos nunca nos equivocamos.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *