Madre si hay más de una. La doble maternidad en una pareja gracias a la reproducción asistida

El método ROPA permite que una madre aporte el óvulo y la otra sea quien lo geste

Divorcio, separación, parejas homosexuales…cambios vertiginosos que han venido sucediéndose en España desde finales de los años setenta, coincidiendo con la llegada de la democracia al país. Polémicas al principio y afortunadamente integradas en nuestra vida diaria, estas transformaciones han sacudido los cimientos de las estructuras privadas y públicas, sobre todo las de la familia.

 

 

Sin embargo, no ha sido hasta el 2005, con la aprobación de los matrimonios homosexuales y la posibilidad de que éstos adopten hijos, cuando el concepto de familia tradicional ha comenzado su atomización.

Un año más tarde, la modificación de la Ley de Reproducción Asistida, contribuía a la ampliación del concepto de unidad familiar y conseguía hacerlo realidad reconociendo el derecho de dos madres a serlo, en pareja, gracias a los TRA, técnicas de reproducción asistida.

ROPA es la denominación técnica de este método de doble maternidad que consiste en extraer y fecundar los óvulos de una de ellas e implantar el embrión obtenido en el útero de su pareja. De esta manera ambas mujeres juegan un papel determinante en el proceso: una será madre biológica (aportando el óvulo) y la otra será madre gestante (la que queda embarazada, y da a luz).

Nos lo explican desde Clínicas Eva, la red de reproducción asistida más grande de Europa, donde también aclaran que una pareja de mujeres puede optar también por la Inseminación Artificial y la Fecundación In Vitro tradicional.

 

Fases del tratamiento

  1. Estimulación ovárica de la mujer que aporta los óvulos.

La mujer que va a aportar el óvulo se somete al mismo proceso que en la Fecundación In Vitro convencional. Se estimulan los ovarios con medicación para que produzcan más ovocitos. Para llevar un control del número de ovocitos conseguidos, se realiza una monitorización del proceso y se realizan ecografías y análisis hormonales periódicos.

  1. Punción folicular

Cuando los folículos han alcanzado el tamaño adecuado y se considera que hay un número suficiente de ovocitos se programa la punción folicular para extraer los óvulos. Ésta se realiza 36 horas después de administrar la hormona hCG, que induce la maduración ovocitaria.

  1. Cultivo de embriones y fecundación

Una vez se han conseguido los óvulos, se fecundan con el semen de un donante anónimo y a partir de aquí se controla la evolución de los embriones en el laboratorio hasta su transferencia.

  1. Preparación de la mujer que recibe el embrión

Al mismo tiempo que se está realizando la estimulación ovárica se procede a la preparación endometrial de la mujer que va a quedarse embarazada, que se lleva a cabo mediante la administración de un tratamiento hormonal con estrógenos para conseguir un correcto grosor endometrial.

  1. Transferencia de embriones

Una vez preparado el endometrio y con los embriones en el laboratorio, se procede a la transferencia de los mismos al interior del útero de la mujer receptora para conseguir el embarazo. Al producirse simultáneamente el embrión junto con un endometrio óptimo, este tratamiento suele ofrecer grandes resultados y permite además la “maternidad compartida”.

Para más información, no dudes en contactar con clínicas especializadas como Clínicas Eva.

Ya no es sólo un sueño, poder ser mamás es ya una realidad.

¡Celebrémoslo!

Imágenes: Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *