¿Madre primeriza? Consejos para cambiar el pañal

Si eres madre primeriza y todavía tienes dudas con respecto a cómo cambiar el pañal del bebé, en este artículo te contamos algunos consejos básicos e infalibles para que no desistas en el intento.

Lo primero que debéis tener presente es que la piel del bebé es extremadamente sensible, por lo que se deberá evitar que quede el pañal mojado o sucio por mucho tiempo. Lo mejor será que lo cambiéis enseguida, para evitar irritaciones o molestias. Si bien iréis aprendiendo con qué frecuencia el bebé necesita de un cambio de pañal, a modo de guía, en promedio, un recién nacido puede llegar a necesitar hasta diez pañales al día.

bebe2

Qué elementos necesitaréis

Deberéis tener siempre a mano – lo mejor es armar un bolso especial con estos utensilios-: pañales de la talla del bebé y de buena calidad, agua tibia y algodón para limpiar o bien de las toallitas limpiadoras que podréis conseguir en la tienda, un cambiador portátil y una crema lenitiva para aliviar irritaciones. También deberéis sumar un talco especial para bebés.

Antes y después de cambiar al bebé no olvidéis lavar bien las manos con jabón neutro y agua tibia. Además, deberéis elegir siempre un lugar cómodo, templado y tranquilo para cambiar el pañal, de modo que el bebé se sienta plácido y confortable.

Paso a paso para cambiar el pañal

Coloca al bebé de espaldas, soltad los adhesivos del pañal usado y pegadles para que no lastimen la piel, no lo retiréis aún. En caso de que haya caca, deberéis limpiar con la ayuda de algodón o toallita húmeda siempre de delante hacia atrás. En caso de que el bebé esté muy sucio, podréis recurrir a agua tibia y jabón neutro, específico para bebé. Importante: una vez finalizado, secad muy bien su piel, sin pasar por alto ninguno de los pliegues de su delicada piel.

bebe3

Para retirar el pañal, tendréis que coger de los pies al bebé y levantarlo hasta que las nalgas se eleven, para que así podáis retirar el pañal sin problemas con la otra mano.

Pues bien, una vez tenga la piel bien seca, deberéis aplicar una pequeña cantidad de crema lenitiva o similar, que esté especialmente diseñada para bebés. También será posible aplicarle un poco de polvo talco para evitar irritaciones. Luego, volveréis a coger al bebé de sus piecitos y levantarlo un poco para colocar por debajo el pañal nuevo: recordad que la parte que tiene las cintas adhesivas es la que se debe colocar por debajo de las nalgas. Luego pasaréis la parte delantera entre sus piernas y ajustáis con cuidado.

El último paso consistirá en vestir al bebé con su ropita, que sea de algodón y cómoda, y acorde a la época del año. ¡Listo! Esperamos disfrutéis de este momento tan básico de su higiene pero de tanta conexión bebé – madre.

Imágenes: maricelahinojosa.com, cdn.bebs.info, dasmariasblog.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *