Los niños y el verano: ¡Manualidades con papel!

Seguro que al leer “manualidades” inmediatamente te imaginas el suelo lleno de pegamento o la tapicería del sofá pintada de flores y marcas de deditos. ¡Tranquila! Es posible hacer manualidades muy bonitas con poco material y de una forma sencilla y divertida.

1. La papiroflexia

Este arte consiste en tomar un folio o una cartulina y realizarle pliegues y dobleces hasta conseguir la figura buscada. Las que más gustan a los niños son los animales, aunque también se pueden hacer elementos como estrellas y corazones con los que decorar la habitación o hasta el árbol de navidad. ¡La papiroflexia es uno de los artes más divertidos, creativos y económicos, además de limpios!

2. Los collages

El collage consiste en recortar tiras de papel y pegarlas para formar un dibujo. Este dibujo puede estar trazado con un lápiz de antemano, o ser abstracto y que vayáis pegando el papel conforme os lo sugiera vuestro gusto estético. Además de las tiras se pueden hacer bolitas, triángulos o cuadrados con el papel para añadir diferentes texturas. Por último, recuerda que puedes cortar el papel con las tijeras para conseguir líneas rectas o con las manos para obtener trazos más uniformes y personalizados. ¡El límite lo pone vuestra imaginación!

3. Los cómics

Si a tu hijo se le da bien el dibujo, puedes tomar una cartulina o unos folios y proponerle que inventéis un cómic entre los dos. Para comenzar, tenéis que dividir la cartulina en cuadrados para formar con ellos las viñetas. Después, coged unos folios y comenzad a escribir el argumento de vuestra historia, sin olvidar los nombres y las características de los personajes que participarán en ella. Una vez planificada la historia ya sólo os queda pasarlo todo a la cartulina y colorearlo. ¡Seguro que todos vuestros amigos os piden una segunda parte!

4. El teatro

Para esta variedad artística os proponemos dos elementos que se pueden construir con una cartulina, tijeras y lápices de colores o rotuladores: Las caretas y los títeres. Hoy en día existen muchas páginas en Internet desde las que puedes descargar la careta del personaje favorito de tu hijo ya lista para recortarla y colorearla… ¡aunque también es buena idea que tratéis de dibujarlo vosotros!

Para hacer un títere necesitas los mismos elementos, sólo que en lugar de dibujar únicamente la cabeza le haréis también un pequeño cuerpo que tape la mano para poder moverlo por el escenario. Una vez hecho esto, coge unos palos de polo o de pinchitos y pégaselos por detrás para manejar el títere cómodamente, y busca una superficie que pueda serviros de escenario (una mesa, una ventana, una torre hecha con cojines en la cama…).

Al igual que con los cómics, si creáis vuestro propio texto y os inventáis una argumentación antes de salir a escena la obra quedará mucho más creativa. ¡Recuerda que lo más importante es el que el niño se divierta durante el proceso!

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *