Los niños y el verano: Juegos de playa

Probablemente el
hecho de imaginarte pasando un día de playa con tus hijos te produce pavor ¡No
paran de llenarlo todo de arena, te salpican agua cuando estás tomando el sol y
van a pinchar la colchoneta contra esas rocas en cualquier momento…!

El problema de llevar a nuestros
hijos a la playa es que no nos hemos parado a pensar en que, al igual que en
casa y en el colegio, en la playa también necesitan una organización y una guía
para jugar. Si, en lugar de esto, simplemente les damos los juguetes y los
dejamos a su aire, formarán un verdadero campo de batalla que hará imposible tu
descanso y el de los bañistas que te rodean.

Pues bien,
desde Nosotras queremos poner fin a este conflicto dándote una sencilla guía
sobre cómo gestionar los juegos de los niños en la playa:
¡aprende a organizar
una gincana! De esta forma los niños dispondrán de los mismos juguetes pero los
utilizarán de forma guiada y en las zonas «habilitadas» para ello.

Hay muchos
tipos de actividades que se pueden incluir en una gincana en la playa, aunque
los más efectivos y fáciles de realizar son los siguientes:

1. Búsqueda del tesoro: Si vais a
pasar todo el día en la playa, esconde un pequeño cofre (que puede estar hecho
simplemente con un saquito de tela) en algún lugar reconocible (entre dos
piedras, al pie de un árbol…). Así toda la prueba estará orientada en encontrar
el tesoro y tus hijos se sentirán unos verdaderos piratas.

2. Surcar los mares. Ya que
estamos en la playa… ¡Qué mejor actividad para tus hijos que divertirse en el
agua! Para esta prueba pueden utilizar una colchoneta, y el objetivo será
recorrer una cierta distancia (siempre es más aconsejable que lo hagan a lo
largo de la playa, en lugar de hacia el horizonte) y volver sanos y salvos
remando de forma colaborativa. También puedes proponerles la versión
competitiva: ¡A ver quién llega primero y consigue una pista para saber dónde
está el tesoro!

3. En busca de la pista hundida.
Una de las actividades favoritas de los niños en la playa es bucear. Ya que les
gusta tanto, vamos a incluirlo en nuestra prueba tirando pequeñas piedras o
recipientes que se hundan y que lleven escrita una pista (letras, una palabra,
un dibujo…) que les ayude a averiguar dónde está el tesoro. Es importante que
los niños vean hacia qué zona tiras los objetos para no tener muchas
dificultades a la hora de sumergirse.

4. Probando la puntería. Por
supuesto, en una gincana en la playa no pueden faltar las clásicas pistolas de
agua. ¡Eso sí, esta vez en vez de a ti apuntarán a una diana! Para este juego
puedes dibujar algún animal peligroso (un cangrejo, un insecto…) en un papel y
pedirles que lo derriben mojándolos hasta que queden empapados. ¡Se sentirán
los reyes de la playa!

Estos son sólo
algunos modelos de actividades que puedes añadir a tu gincana, pero lo
fundamental es que seas tú la que invente las pruebas en función de los gustos
de tus hijos. ¡Ya verás cómo os divertís todos juntos en familia!

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *