Los niños y el verano: ¡Cocinando de forma divertida!

¿No sabes qué hacer para que tus
hijos coman fruta? ¿Te supone una tortura hacerles un plato caliente entre ola
y ola de calor? Con estos sencillos consejos intentaremos ayudarte a hacer más
llevaderas las horas de cocina y convertirlas en un rato de juego y diversión
junto a tus hijos:

1. Hacer dibujos con la comida

Una forma muy sencilla de camuflar la fruta y hacérsela más vistosa a los niños
es cortarla en trozos pequeños o formas geométricas y pedirles que construyan
dibujos con los trozos. Lo más habitual son flores y caritas sonrientes,
¡aunque quién sabe si con esta forma de preparar el postre descubres que tu
hijo es un auténtico Picasso!

2. La monda más larga

Este juego
consiste en intentar pelar una pieza de fruta en círculos sacando la cáscara de
una vez, sin que se rompa. Puedes jugar con tu hijo a intentar pelar cada uno
una manzana o una naranja y ver cuál de los dos consigue sacar el trozo de piel
más largo. ¡Seguro que después mira la fruta con otros ojos!

3. Preparando brochetas

Otra
forma muy divertida de preparar ciertos alimentos es metiéndolos en un pincho
para brochetas. Dale a tu niño un par de palitos de madera, ofrécele unos
cuantos alimentos cortados en tacos y pídele que elija varios y los meta en la
brocheta. Luego, añade unos trozos de su carne favorita y pásalo todo por la
parrilla. De esta manera conseguirás hacer un almuerzo a su gusto marcado por
los alimentos que tú le hayas ofrecido. ¡Los dos salís ganando!

4. Chupa chups de tomate cherry

Sin
lugar a dudas, esta se va a convertir en la nueva golosina favorita de tu hijo.
¡No se creerá que esté comiendo sano con un plato tan rico! Para hacer los
chupa chups de tomates cherry tienes que comenzar por comprar palitos de
brocheta e introducir un tomate en cada uno de ellos. A continuación, prepara
caramelo líquido con azúcar y un poco de agua y viértelo sobre los tomates para
que queden pegajosos. Por último, elije algún condimento llamativo como unas
semillas de sésamo o unas virutas de colores y espárcelo por todo el tomate
hasta que quede perfectamente cubierto. ¡Y ya tienes tus chupa chups de tomate
cherry!

Autor: Helena Invernon

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *